Actualizado
viernes, 21 septiembre 2018
13:47
h
URGENTE

Ante el juez por mensajes racistas

Presuntamente, publicó en un perfil social diversos contenidos contra colectivos como musulmanes y gitanos
Ver comentarios
|
27/06/2018
  • OPERACIÓN “KEITO”. La investigación fue realizada por la Comandancia.
    OPERACIÓN “KEITO”. La investigación fue realizada por la Comandancia.

Muerte al islam”, “que me den un fusil de asalto y munición ya... putos moros, locos taraos” o “una buena batería de ametralladoras y dos helicópteros de combate vigilando el paso del Estrecho”. Esos son algunos de los mensajes que un vecino de la capital publicó en una red social y que lo han llevado ante el juez como presunto autor de un delito de odio. Presuntamente, incitó a la discriminación y a la violencia contra diversos colectivos, como los musulmanes, los gitanos o las personas de color. Se trata de uno de los primeros jiennenses que se ve inmerso en un proceso judicial por este motivo.

Los mensajes fueron detectados por agentes de la Comandancia de Navarra, quienes constataron que tenían un contenido extremadamente violento. Los agentes descubrieron que habían sido publicados a través de una cuenta de internet contratada en la provincia jiennense. A partir de ahí, la Comandancia de Jaén abrió la denominada operación “Keito”, que terminó con la identificación de un hombre de 39 años, vecino de la capital, como presunto autor de los hechos. Durante las pesquisas, se pudo constatar que el perfil que manejaba este hombre contaba con un elevado número de seguidores en “Facebook”, por lo que se puede determinar que los mensajes de incitación al odio, violencia y discriminación publicados han podido llegar a una cantidad ingente de usuarios de esta red social. En un comunicado, la Guardia Civil destaca “la gravedad y la brutalidad de los contenidos publicados en la red social”. Una vez identificado, el presunto autor de los hechos fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Jaén, que lo citó en calidad de investigado como presunto autor de un delito de odio. Esta operación se enmarca dentro de una de las prioridades establecidas por la Secretaría de Estado de Seguridad relativas a la investigación y persecución de los delitos de odio.

Hasta ahora, no hay constancia de que haya condena por este tipo de infracciones del Código Penal. Sí se siguieron diligencias penales por los incidentes ocurridos en Castellar en 2014, en los que se llegó a convocar a través de las redes sociales una manifestación para “echar a los gitanos del pueblo”. La Audiencia Provincial archivó la causa y no hubo juicio.