Actualizado
martes, 24 enero 2017
13:27
h
URGENTE

Ambulancias sin permiso

Conductores de vehículos sanitarios exigen al Ayuntamiento poder circular por la Plaza de Santa María
Ver comentarios
|
13/01/2017

Solo los vehículos autorizados pueden circular por la Plaza de Santa María. El Ayuntamiento concedió permisos especiales para transitar por esta zona a los residentes, a los taxis, a los autobuses urbanos y a los trabajadores de reparto. Lógicamente, también tienen autorización los servicios de emergencia, como las ambulancias, la Policía o los Bomberos. Sin embargo, hay un colectivo que se quedó fuera: las ambulancias de transporte no urgente de pacientes. “Es algo que desconocíamos por completo”, señala Tomás Díaz, uno de los conductores. De hecho, se han enterado cuando, hace tan solo unas semanas, comenzaron a notificarle multas por hechos cometidos en 2015: “En mi empresa tenemos más de 50, que llegaron todas de golpe. Nos tememos que haya muchas más porque hemos seguido pasando por ahí”, sostiene.

En un primer momento, no se percataron de que estaban recibiendo una sanción porque no hubo notificación alguna. Y es que la infracción era recogida por las cámaras existentes en los accesos de la Plaza de Santa María. Esos dispositivos “captan” las matrículas de los vehículos que circulan por esa zona y, tras cotejarlas en una base de datos, detectan si están o no autorizadas para pasar por esa zona. Si no tienen permiso, “multa al canto de 60 euros”, como bien describe Tomás Díaz. “Cuando empezamos a recibir sanciones, no nos lo explicábamos. Era increíble, porque siempre hemos pasado por ahí cuando teníamos que llevar o recoger pacientes”, explica.

Tras recibir las primeras notificaciones, plantearon la situación al Ayuntamiento: “No nos hicieron ni caso y nos dijeron que solo tienen permiso las ambulancias que vayan a una urgencia”, añade otro de los afectados. Por ello, han puesto en marcha una campaña de recogida de firmas en la plataforma www.change.org. De momento, han reunido más de 500 apoyos a su causa.

Los conductores de ambulancia afectados —casi un centenar— se dedican al transporte de pacientes que deben recibir diálisis, rehabilitación o que su estado de salud no le permitir ir a la consulta. El hecho de no poder pasar por la Plaza de Santa María perjudica a esos enfermos: “En ocasiones, nos hemos visto obligados a dejarlos en la parada de taxi de la calle Campana o en la Carrera de Jesús, para que ellos se vayan a pie hasta sus domicilios. Lógicamente, es algo que no entienden, ni ellos ni nadie”, remarca Tomás Díaz. El colectivo reclama al Ayuntamiento que recapacite.