Actualizado
viernes, 24 mayo 2019
06:51
h
URGENTE

Alerta en el mar de olivos por la ciclogénesis explosiva

La Aemet activa hoy el aviso amarillo por fuertes rachas de viento
|
10/12/2017
  • FRÍO. Jiennenses en un banco próximo al Polígono del Valle pasan el tiempo y se abrigan mientras charlan.
    FRÍO. Jiennenses en un banco próximo al Polígono del Valle pasan el tiempo y se abrigan mientras charlan.

El día despertó con unas gotas, una breve muestra de la borrasca que se avecina. La capital apenas recibió agua, pero en los municipios de alrededor, en especial los montañosos, la lluvia fue algo más intensa, aunque “anecdótica”, en comparación con las necesidades de la tierra. En el Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas se recogieron entre 1 y 2 litros por metro cuadrado. Sin embargo, el día de hoy el porcentaje de probabilidad de lluvia asciende en la ciudad de Jaén, y mañana las nubes “soltarán” con más fuerza. Las plegarias por las precipitaciones parece que han recibido respuestas y llegan como borrasca con nombre propio, “Ana”. El puente de la Inmaculada concluye con un día pasado por agua que tanto ansían los jiennenses, que comparten la preocupación por la falta de hidratación del olivar.

La Agencia Estatal de Meteorología califica el temporal que tenemos encima de ciclogénesis explosiva, una borrasca que llega hoy a la península y se prevé que la abandone mañana. El norte del país será el más beneficiado para suavizar la terrible sequía. Por el camino dejará agua y, sobre todo, viento que, según la Aemet, está muy presente a lo largo del día, con algún chubasco ocasional, con más intensidad en la zona de Cazorla, aunque promete repartir con generosidad en la provincia. Las rachas de viento, asimismo, recorren todo el mar de olivos por igual, con velocidades máximas de 70 kilómetros por hora. Un riesgo que activa la alerta amarilla en la provincia desde las ocho de la tarde de hoy hasta las doce de la noche. En ese momento se prevé aviso naranja, tanto en la capital, como en El Condado y en la sierra, donde los vientos alcanzarán rachas máximas de 90 kilómetros por hora. Se espera que el aviso se desactive a las doce del mediodía de mañana, pero las previsiones pueden variar según avance la borrasca.

Las temperaturas, por su parte, apenas muestran variación, aunque las mínimas bajan hasta los 5 grados en la capital y las máximas se conservan entre los 12 y los 15. En municipios como Alcalá la Real la mínima del termómetro caerá por debajo de cero a partir de mañana, pero la media se conservará en un dato suficientemente alto para que la cota de nieve se mantenga alta y ronde los mil metros. A partir del martes vuelve la normalidad, con cielos claros y bajada de la probabilidad de lluvia al 5 por ciento. Aunque se advierte una posible nueva borrasca próximamente, con más bajadas de temperaturas y precipitaciones acordes a la época del año actual. De hecho, el porcentaje de agua asciende hasta el 35 por ciento en la provincia a finales de semana.

HISTÓRICO. La borrasca “Ana” es la primera con nombre propio en el país tras un acuerdo logrado entre la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), impulsora de esta iniciativa junto a MétéoFrance (Francia) y el IMPA (Portugal) desde el 1 de diciembre. Según las agencias, se dará nombre a las borrascas procedentes del Atlántico que se profundicen de tal manera que puedan producir un gran impacto en los bienes y las personas, aunque no será necesario que experimenten un proceso de ciclogénesis explosiva (caída igual o superior a 18-20 hectopascales en 24 horas en el centro de la baja en las latitudes). La propuesta forma parte del colectivo “Eumetnet” para asegurar y facilitar la cooperación mutua entre los distinto servicios meteorológicos nacionales de Europa.

Los agricultores esperan que sea
el principio de “muchas más lluvias”

“Parece que lo poco que ha caído es una antesala de lo que nos viene encima, o esperamos”, declara Cristóbal Cano, secretario general de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) de Jaén. Según sus previsiones, el temporal apunta a un “episodio importante” de lluvia, con una posible recogida de unos 40 litros, “que es lo habitual en esta época del año, lo anormal es que el frío y el agua sea noticia”, apunta el secretario. Desde UPA aseguran que las recientes precipitaciones, “y lo que queda por venir”, no afecta a la campaña actual, pero que será fundamental para la próxima y que el campo recupere las reservas hídricas necesarias para satisfacer la cosecha. “Hasta ahora ha habido episodios muy cortos de lluvia, por lo que apenas se ha llegado a notar en la tierra o en los pantanos de la provincia”, detalla, y esperan que la borrasca actual sea más prolongada para obtener una recuperación “más real”. “Las previsiones eran que el mes de noviembre fuera más lluvioso, pero no fue así, por lo que esperamos que diciembre sea más generoso en cuanto a lluvia”, apunta. Cano destaca que llevan dos años “especialmente secos”, por lo que claman por una “normalización” de las reservas hídricas en el mar de olivos.