Actualizado
lunes, 16 julio 2018
22:34
h
URGENTE

Acusado de abusar de una mujer discapacitada

Presuntamente, logró que la mujer lo masturbara a cambio de tabaco
Ver comentarios
|
17/05/2018

La Policía Nacional ha detenido a un vecino de la capital acusado de un delito de abusos sexuales o corrupción. Presuntamente, logró que una mujer, que sufre cierto grado de discapacidad, le realizara varias masturbaciones a cambio de tabaco. Los hechos se repitieron varias veces en el Hogar Santa Clara para personas sin techo, que gestiona Cáritas Diocesana. Un centro en el que convivían tanto la víctima como el arrestado hasta hace unas semanas. Fue precisamente el director de esta institución, Rafael López-Sidro, el que presentó la denuncia en la Comisaría.

Las fuentes consultadas explican que la mujer, que es mayor de edad, sufre una discapacidad mental. De hecho, es Cáritas quien tiene su tutela, ya que ella está incapacitada. Según consta en la denuncia, el detenido, Fernando Luis L. C., se aprovechó de esta circunstancia para conseguir que ella accediera a cometer diversas prácticas sexuales en el interior del centro. En ningún caso utilizó la fuerza, la violencia o la intimidación, sino que se “benefició” de ella y logró que lo masturbara. A cambio, le entregaba tabaco.

Cuando los responsables del Hogar tuvieron conocimiento de lo que estaba pasando, procedieron a la expulsión de Fernando Luis L. C. y a presentar en la Comisaría la correspondiente denuncia contra él. En concreto, pusieron en conocimiento de la Policía que el arrestado había difundido lo sucedido a diversos conocidos y que, además, presentaba comportamientos y conductas sexuales que podrían suponer un riesgo. Los agentes de la Unidad de Familia y Mujer (Ufam) de la Comisaría procedieron a la identificación, localización y detención de Fernando Luis L. C. como presunto autor de un delito de abusos sexuales. En la práctica, la incapacidad que padece la mujer le impide prestar consentimiento a mantener relaciones sexuales. Las fuentes consultadas explican que tiene la edad mental “de una niña de apenas doce o trece años”. Los investigadores sostienen que el detenido conocía perfectamente esta circunstancia y que se aprovechó de ella mediante engaños y regalos para hacer que la mujer le realizara diversas prácticas sexuales. A partir de ahora, el juez pone en marcha una investigación para tratar de acreditar los hechos relatados en la denuncia. [R. A.]