Actualizado
jueves, 23 noviembre 2017
09:27
h
URGENTE

Acepta 18 meses de prisión por el atropello de un ciclista

La viuda recibirá una indemnización por sufrir un parto inmaduro y perder al bebé
  • CONDENADO. El conductor se dispone a entrar en la sala de vistas del Juzgado de lo Penal número 1.
    CONDENADO. El conductor se dispone a entrar en la sala de vistas del Juzgado de lo Penal número 1.

Agustín Camacho se dejó la vida sobre el asfalto de la antigua Nacional 323. Fue arrollado por un vehículo cuando regresaba a su casa de Bailén tras realizar una ruta en bicicleta en aquella fatídica mañana del 27 de diciembre de 2014. El coche, que trataba de adelantarlo, se lo llevó por delante y el ciclista falleció en el acto. Fue un caso especialmente dramático porque su esposa, que estaba embarazada de veinticuatro semanas, sufrió un parto inmaduro apenas 18 días después de que ocurriera el trágico accidente. El bebé murió poco después de nacer con apenas 24 semanas de gestación, aunque llegó a ser inscrito en el Registro Civil.

Ayer, el conductor que arrolló a Agustín aceptó una condena de un año y medio de cárcel como autor de un delito de homicidio por imprudencia. Además, Francisco M. Ch. tendrá que pagar unos 206.000 euros de indemnización a los familiares del fallecido. En esa cantidad, a la que hará frente la aseguradora del acusado de forma solidaria, se incluyen 50.000 euros por la muerte del niño prematuro. Se trata de una sentencia insólita, ya que es una de las primeras veces que se concede en España una compensación en un caso de estas características.

Ese fue, a grandes rasgos, el acuerdo que alcanzaron las partes en el juicio, celebrado ayer en el Penal número 1 de Jaén. Hay que recordar que la familia del fallecido, que ejercía la acusación particular, reclamaba inicialmente seis años de cárcel para Francisco M. Ch, mientras que la Fiscalía solicitaba dos años y medio. En aras de facilitar la sentencia de conformidad, ambos rebajaron al mínimo legal el castigo para el conductor por el delito de homicidio imprudente: un año y medio de prisión. La condena queda suspendida, porque Francisco M. Ch. carece de antecedentes. Es decir, no ingresará en la cárcel a condición de que no vuelva a delinquir.

El acuerdo incluía una compensación económica de 206.000 euros para los familiares. Antes del juicio, el acusado y su compañía de seguros ya tenían consignados 156.000. Finalmente, accedieron a indemnizar a la viuda de Agustín Camacho con 50.000 euros más por el fallecimiento de su bebé prematuro.

La sentencia considera probado que el conductor, un vecino de Mengíbar ya jubilado, no respetó “las más elementales normas de circulación”. Comenzó una maniobra de adelantamiento sin cerciorarse de que estaba siendo sobrepasado por otro vehículo. En este sentido, explica que no respetó la distancia mínima de seguridad, no minoró la marcha, ni realizó maniobra alguna para evitar la colisión. Por ello, se le condena como autor de un delito de homicidio por imprudencia grave. La sentencia ya es firme.

El fallecimiento de Agustín Camacho supuso el nacimiento en la provincia de la Asociación Vida al Ciclista, un colectivo que desde entonces trabaja para mejorar la seguridad de los aficionados al deporte de las dos ruedas. Hace tan solo unos días, otro conductor fue condenado a un año y medio de cárcel por el atropello mortal de un ciclista, registrado en el término municipal de Andújar. En este segundo caso, la resolución judicial puede recurrirse ante la Audiencia Provincial.