Actualizado
viernes, 22 marzo 2019
20:56
h
URGENTE

A juicio a un presunto ciberpedófilo que tenía miles de archivos

El fiscal pide la máxima pena porque acusa al procesado de publicar imágenes desde su vivienda de la capital
Ver comentarios
|
16/03/2019
  • INVESTIGACIÓN. Un guardia civil selecciona imágenes.
    INVESTIGACIÓN. Un guardia civil selecciona imágenes.

Un vecino de la capital, de 42 años, tiene una cita con el banquillo la próxima semana. David Francisco M. L. debe responder por un delito de corrupción de menores. Presuntamente, guardaba miles de archivos pedófilos en dos discos duros y un ordenador portátil que tenía en su domicilio, ubicado en una céntrica plaza de Jaén. Inicialmente, la Fiscalía pide para él una condena de tres años de cárcel. Se trata del máximo castigo posible para este tipo de ciberdelincuentes, ya que el Ministerio Público considera que su actuación encaja en el perfil de “distribuidor” de pornografía infantil. Es decir, el fiscal piensa que David Francisco M. L. no es un mero “consumidor”, sino que también abastecía de material los foros clandestinos y ocultos en el mundo virtual.

La Policía Nacional detuvo a este jiennense, hasta ahora sin antecedentes penales, a primeros de octubre del año 2016. Estaba en el radar de los “ciberagentes” de la Brigada Central de Investigación Tecnológica, que estaban vigilando una plataforma donde “se produce tráfico de archivos” pedófilos. Una Juzgado de Instrucción de Madrid, que coordinaba toda la operación, autorizó la entrada y registro el 5 de octubre del año 2016. Los agentes encontraron varios dispositivos electrónicos. En un disco duro, había 1.361 archivos de imágenes, de los que 25 eran vídeos: “Todos ellos eran de contenido sexual, en los que aparecen menores de edad manteniendo contacto entre sí o con adultos en los que aparecen exhibiendo sus órganos sexuales”. En un teléfono móvil que tenía conectado a un portátil, el acusado tenía “multitud de archivos”. El fiscal asegura que David Francisco M. L. se conectaba desde ese dispositivo a una plataforma en la que llegó a publicar cuatro fotografías “de indudable pornografía infantil”: “Se veían niñas de corta edad mostrando sus genitales (...) o manteniendo relaciones entre sí”.

Ese matiz de la distribución ha hecho que la Fiscalía haya pedido el máximo castigo posible para este jiennense: tres años de prisión. Además, reclama que sea inhabilitado para ejercer cualquier profesión o actividad que conlleve contacto con menores de edad durante seis años.

No es el único juicio por este motivo que se celebrará en los tribunales jiennenses la próxima semana por este motivo. En concreto, también se sentará en el banquillo Telésforo P. M., un vecino de Linares. Presuntamente, aprovechaba su cargo como vocal de una asociación de vecinos de la ciudad para descargar estás imágenes pedófilas desde el ordenador del colectivo. Después, según siempre el fiscal, se llevaba los archivos en un lápiz de memoria hasta su domicilio donde los almacenaba. Fue detenido por la Guardia Civil a finales de 2017. Se enfrenta a una petición de un año de cárcel.