Actualizado
domingo, 18 noviembre 2018
17:40
h
URGENTE

Una bebé siria “resucita” tras un bombardeo

Un voluntario de emergencias salva la vida de la menor, que había quedado atrapada entre varios escombros
Ver comentarios
|
02/10/2016
  • EMOCIÓN. La bebé siria en brazos del voluntario Abu Kifah, quien le salvó la vida.
    EMOCIÓN. La bebé siria en brazos del voluntario Abu Kifah, quien le salvó la vida.

Los ciudadanos del municipio siri de Idlib captaron con sus cámaras la “resurrección” de una bebé siria de menos de 30 días de edad en los brazos de un voluntario de emergencias, miembro de los llamados Cascos Blancos, nominados al Premio Nobel de la Paz de este año. El voluntario fue identificado como Abu Kifah y forma parte de este cuerpo de trabajadores que, generalmente, son los primeros en prestar atención médica tras los bombardeos sobre la población en el marco de la guerra en Siria. La pequeña había permanecido atrapada entre los escombros de un edificio colapsado por los ataques junto a varios miembros de su familia, que también sobrevivieron al ataque. Fueron necesarias hasta cuatro personas para liberar a la pequeña, que fue inmediatamente trasladada a un hospital con laceraciones y problemas respiratorios. En las imágenes se puede ver cómo Kifah grita entre lágrimas “Ya Alá” (“Dios bendito”) en el momento en el que la pequeña recupera el conocimiento. Los llamados Cascos Blancos funcionan como un cuerpo de voluntarios y llevan operando en Siria desde 2013. En los últimos años han salvado las vidas de más de 60.000 personas, lo que les hizo acreedores al Premio al Derecho a la Vida, conocido como el “Nobel alternativo”, en reconocimiento a su “asombroso valor, a su compasión y a su compromiso humanitario en el rescate de los civiles”. Una labor que se a la petición de la ONU que insta a la comunidad internacional a unirse para salvar vidas en Siria.