Actualizado
miércoles, 21 noviembre 2018
18:21
h
URGENTE

Reino Unido asegura que el ataque a los Skripal fue de la Inteligencia rusa

Los sospechosos niegan tener relación alguna con el caso
Ver comentarios
|
14/09/2018
  • ATAQUE. Londres sostiene que los sospechosos trabajan para Rusia.
    ATAQUE. Londres sostiene que los sospechosos trabajan para Rusia.

El Gobierno de Reino Unido insistió ayer en que tiene “claro” que los dos sospechosos del ataque con un agente químico contra el exespía Sergei Skripal y su hija, Yulia, trabajan para la Inteligencia militar rusa (GRU), a pesar de la versión dada en televisión por los aludidos. Las autoridades británicas señalaron a Alexander Petrov y Ruslan Boshirov como responsables del intento de asesinato contra los Skripal, que fueron hallados inconscientes a principios de marzo en una calle de la ciudad inglesa de Salisbury.

“El Gobierno tiene claro que estos hombres son agentes de los servicios de Inteligencia militar de Rusia que usaron un arma química extremadamente tóxica e ilegal en las calles de nuestro país”, afirmó un portavoz del Ejecutivo de Theresa May en una respuesta remitida a la cadena BBC.

En este sentido, la Policía y la Fiscalía de Reino Unido mantienen a Petrov y Boshirov como “principales sospechosos” del ataque, ha subrayado el Gobierno, que ha descrito la entrevista de ambos hombres como una sucesión de “confusión y mentiras”. “Hemos pedido en reiteradas ocasiones que Rusia tiene que rendir cuentas”, ha reclamado el portavoz. Los sospechosos concedieron una entrevista a medios oficiales rusos en la que niegan cualquier relación con el caso. En la misma, reconocieron que visitaron Salisbury dos veces a principios de marzo, si bien han alegado que lo hicieron por turismo. Así, han explicado que no estaban allí por negocios, sino por turismo. La primera vez que fueron a Salisbury fue el 3 de marzo, pero dado que “la ciudad estaba llena de nieve”, volvieron a Londres. Al día siguiente el tiempo mejoró y viajaron de nuevo a Salisbury, pero la lluvia supuestamente les llevó a regresar de forma apresurada a la capital británica.