Actualizado
sábado, 17 febrero 2018
17:13
h
URGENTE

Otra vuelta de tuerca al conflicto bélico en Yemen

El asalto de los separatistas despoja del control de las oficinas del primer ministro al Gobierno del país
Ver comentarios
|
29/01/2018
  • revuelta. Soldados ondean su bandera sobre un vehículo.
    revuelta. Soldados ondean su bandera sobre un vehículo.

Los separatistas yemeníes del Movimiento de Resistencia del Sur anunciaron la toma de control de la oficina del primer ministro del Gobierno yemení reconocido por la comunidad internacional en la ciudad de Adén, en un nuevo frente de combate que se suma al abierto desde hace más de dos años entre las autoridades reconocidas y los rebeldes huthi, y que ha sumido al país en la miseria absoluta.

Fuentes del movimiento explicaron al “portal” de noticias local Adnlng.info que el asalto se produjo como “medida proactiva” ante los enfrentamientos que están ocurriendo ahora mismo en la ciudad entre sus fuerzas y las leales al presidente de Yemen, Abd Rabbu Mansur Hadi, en el apogeo de una semana de tensión política entre ambas facciones. Esta información fue corroborada por fuentes de la agencia oficial de noticias rusa, RIA Novosti. “Formaciones armadas del separatista Consejo de Transición ñcomo se describe al ala política del Movimiento del Surí han tomado un complejo de edificios judiciales, la secretaría general del Gobierno y el campamento militar Jabal Hadid”. Además, y según fuentes de la cadena Al Arabiya, los separatistas han tomado el control del aeropuerto de Adén para impedir que escapen los representantes del Gobierno legítimo.

Los separatistas, cabe recordar, habían dado un ultimátum al mandatario el pasado domingo para que el primer ministro, Ahmed Ben Dagher, fuera cesado del cargo. En previsión justamente de estos incidentes, Ben Dagher había prohibido el derecho de reunión pública en la ciudad. El movimiento secesionista, que cuenta con el respaldo de Emiratos Árabes Unidos, acusa al primer ministro de corrupción, al participar supuestamente en una red de patronazgo en el sur de Yemen, usando los beneficios que extrae del crudo y aprovechando el caos absoluto en el que vive el país entero a causa de la guerra que enfrenta al Gobierno de Yemen y a la coalición internacional liderada por Arabia Saudí contra los rebeldes huthis, los mismos que expulsaron precisamente al Gobierno reconocido yemení de la capital, Saná, a esta ciudad portuaria.

Según las fuentes de la cadena Al Arabiya, el primer ministro habría pedido ayuda inmediata a la coalición saudí, que no obstante eludió pronunciarse hasta el momento, y se ha limitado a llamar a “la tranquilidad y la moderación, adhiriéndose al lenguaje de un diálogo calmado”.

Aunque el presidente Hadi permanece en el exilio en Arabia Saudí —valedor internacional del Gobierno yemení —, su administración controla nominalmente alrededor de las cuatro quintas partes del territorio de Yemen.