Actualizado
sábado, 22 septiembre 2018
16:53
h
URGENTE

El terremoto deja al menos 120 muertos y multitud de heridos

El seísmo se produjo a las 3:30 horas con magnitud 6,2 en la escala Richter
Ver comentarios
  • DOLOR. Una mujer llora tras perder su casa en Amatrice, durante el terremoto que azotó al centro de Italia.
    DOLOR. Una mujer llora tras perder su casa en Amatrice, durante el terremoto que azotó al centro de Italia.

El primer ministro de Italia, Matteo Renzi, elevó a 120 el número de muertos que deja el terremoto de magnitud 6,2 en la escala de Richter que sacudió, en la madrugada del miércoles, Amatrice y otras localidades cercanas. “Hay 120 vidas truncadas”, dijo el jefe de Gobierno. Renzi alertó además de que “el balance no es definitivo” porque hay 368 heridos, muchos de los cuales están graves, y las tareas de retirada de escombros aún no concluyeron, por lo que no se descarta que afloren nuevos cadáveres.

Según explicó en conferencia de prensa la responsable de las operaciones de emergencia de Protección Civil, Immacolata Postiglioni, hay al menos 53 de fallecidos en la región de Lazio, donde se encuentran Amatrice y Accumoli, y 20 en la región de Las Marcas. El seísmo también causó centenares de heridos que están siendo transportados a varios hospitales de la provincia de Rieti, ya que los centros médicos de estas localidades como Amatrice sufrieron daños e incluso se está trasladando a los enfermos ingresados. Un total de 760 bomberos, además de rescatistas, policías y voluntarios trabajan sin descanso en los pequeños municipios de Amatrice y Accumoli, en la región del Lazio, y Arquata del Tronto, en Marcas, las tres más afectadas por el seísmo, para extraer personas de los escombros y cúmulos de piedra.

El alcalde de Amatrice, Sergio Pirozzi, confirmó previamente a la agencia de noticias Adnkronos que había 35 muertos. Según informa “La Stampa”, la ciudad quedó literalmente dividida en dos, por lo que en la zona norte hay catorce cadáveres en un patio y en la sur hay otros 21 en el patio de una escuela. El responsable del área de emergencia de Protección Civil, Titti Postiglione, explicó que en Amatrice hay aún algunas zonas a las que no se consiguió acceder, mientras que en Accumoli y Arquata del Tronto los equipos de emergencia y rescate están trabajando en todas las zonas afectadas. Según este responsable, citado por “La Republica”, hay al menos un centenar de heridos. El temblor más fuerte se produjo a las 3:36 con una magnitud de 6,2 en la escala Richter y epicentro entre las localidades de Amatrice y Accumoli, en la provincia de Rieti, en el Lazio. El hipocentro se situó a unos 4 kilómetros de profundidad.

Pirozzi habló de una situación dramática en su municipio. “Se han venido abajo edificios enteros, las casas del centro, tres cuartas partes de la localidad están destruidas”, explicó a Adnkronos. “Esto es un verdadero drama, estoy en medio de un pueblo que ya no existe”, lamentó. Según precisó, en la calle principal de la localidad solo queda en pie el campanario del siglo XIII. “Espero que sea un signo de buen augurio” y que “signifique que la ciudad no está destinada a morir sino que podrá levantarse de nuevo y renacer”.

En este municipio, según “Il Corriere”, quedó sepultados dos gemelos de seis años, uno de los cuales fue rescatado en estado grave, mientras que el otro falleció. Otro de los casos que más conmocionó, fue un joven que, tras enterarse de que su novia y sus padres murieron en el terremoto, pidió desesperadamente que encontraran a su perro mientras una ambulancia le llevaba al hospital. Según “La Repubblica”, el animal estaría vivo y lo encontró un vecino.

El alcalde de Accumoli, Stefano Petrucci, explicó a “Il Corriere”, que en la localidad, de unos 700 habitantes, hay unos 2.500 afectados. “Estamos sin luz, sin teléfono, hay muchas personas bajo los escombros, no conseguimos cuantificar cuántas”, afirmó, lamentando que los equipos de rescate llegaron tarde. “El primer equipo de bomberos llegó a las 7:40 horas”, precisó Stefano Petrucci.

catástrofe

Italia ya registró el peor terremoto de Europa en el pasado siglo, con un temblor de 7,1 en el Estrecho de Messina en 1908. Se registró el 28 de diciembre, en el estrecho entre Sicilia e Italia que segó la vida a más de 200.000 personas en un radio de 300 kilómetros. De hecho, Sicilia y Calabria son conocidas como “la tierra bailarina” por su intensa actividad sísmica.