Actualizado
lunes, 13 agosto 2018
13:52
h
URGENTE

Ataque terrorista a “Save

La ONG confirma la muerte de tres de sus trabajadores en la explosión
Ver comentarios
|
25/01/2018
  • DESTROZOS. Estado en el que quedó la zona que sufrió el ataque terrorista en la ciudad afgana de Jalalabad.
    DESTROZOS. Estado en el que quedó la zona que sufrió el ataque terrorista en la ciudad afgana de Jalalabad.

Al menos seis personas murieron y otras 24 resultaron heridas en el atentado obra del grupo terrorista Estado Islámico contra la sede de la ONG en la ciudad afgana de Jalalabad, según el último balance ofrecido por el portavoz del gobernador provincial, después de que las fuerzas de seguridad hayan conseguido dar por concluido el asalto. Según informa la cadena de televisión afgana Ariana, durante la operación de las fuerzas de seguridad afganas en la sede de la ONG en la capital de la provincia de Nangarhar han sido rescatados 46 trabajadores de la misma, incluidas doce mujeres.

Las autoridades afganas dieron por concluida la operación tras eliminar a los cinco milicianos de Estado Islámico que llevaron a cabo el ataque, que comenzó hacia las 9.00 horas con la explosión aparentemente de un coche bomba y se prolongó durante más de diez horas. Previamente, la cadena de televisión 1TV había podido confirmar tres fallecidos en el ataque, dos guardias de Save the Children y un civil. Además, según las informaciones iniciales, buena parte de los heridos por la explosión del coche bomba y el posterior asalto al recinto de la ONG serían civiles.

Estado Islámico, muy presente en Nangarhar, reivindicó la autoría del atentado a través de un mensaje publicado en la agencia de noticias afín Amaq. No es la primera vez que el grupo que lidera Abu Bakr al Baghdadi atenta en Afganistán, donde perpetró ataques con decenas de muertos, incluso en Kabul. Por su parte, los talibán se habían apresurado a desmarcarse del atentado. Como consecuencia de lo ocurrido, Save the Children anunció la suspensión temporal de sus programas en Afganistán, de los que se benefician 1,4 millones de niños, hasta que se pueda garantizar la seguridad de su personal. “Nuestra principal preocupación sigue siendo garantizar la seguridad de todo nuestro personal”, dijo la ONG en un comunicado. “En respuesta a esto, todos nuestros programas en Afganistán han sido suspendidos temporalmente y todas nuestras oficinas están cerradas”, ha precisado la organización. Así las cosas, el primer ministro afgano, Abdulá Abdulá, condenó el atentado. “Esto demuestra que los terroristas no tienen ningún respeto por las vidas humanas y cometen crímenes de guerra atacando a civiles y ONG.

La ONU avisa que es un crimen de guerra

La Misión de Naciones Unidas en Afganistán, la UNAMA, advirtió de que el ataque perpetrado este miércoles contra la sede de Save the Children en la ciudad de Jalalabad, que dejó más de una decena de heridos, podría constituir un crimen de guerra. “Los ataques dirigidos contra civiles o contra organizaciones de ayuda son claras violaciones del Derecho Internacional Humanitario y podrían constituir crímenes de guerra”, recordó la UNAMA en su cuenta oficial de Twitter. A primera hora de la mañana se produjo una explosión a las puertas de la sede de Save the Children en Jalalabad que los medios afganos atribuyen a un terrorista suicida. Inmediatamente después, varios terroristas —entre cuatro y cinco— irrumpieron en el local. En la zona se encuentra también la Dirección de Asuntos de la Mujer.

Estado Islámico reivindica el atentado

El atentado perpetrado este miércoles contra la sede de Save the Children en Jalalabad, capital de la provincia de Nangarhar, en el noreste de Afganistán, fue obra de Estado Islámico, según ha informado la agencia de noticias Amaq, vinculada a la organización terrorista. Amaq publicó una nota en la que informa de que terroristas de Estado Islámico efectuaron un atentado suicida y después atacaron “fundaciones británicas y suecas” en Jalalabad, según informa el Grupo SITE, que hace seguimiento de los foros yihadistas de Internet. Los talibán negaron cualquier implicación en este ataque. Estado Islámico cuenta con una importante presencia en Nangarhar, donde las fuerzas de seguridad aumentaron sus operaciones junto a las tropas internacionales para hacer frente al grupo yihadista.