SP_WEATHER_UNKNOWN

8°C

Jaén

SP_WEATHER_UNKNOWN
Vientos: O a 9.66 km/h
Está aquí: Semana Santa
A la cofradía “magdalenera” le ha sentado muy bien la entrada de nuevos aires. Así lo reflejó su multitudinaria procesión, en la que barrio y hermandad fueron, otra vez, un mismo estandarte. El obispo de Jaén, monseñor Del Hoyo, certificó la extraordinaria recuperación del colectivo blanquirrojo con su presencia en el cortejo.
El Señor de la Pasión y la Virgen de la Amargura salieron a su plaza vestidos de luz y, como a los buenos toreros —a quienes la Señora protege—, no se les notaron los dos años de “parón” acumulados. Muy al contrario, el “entrenamiento de salón” dio frutos y les valió el triunfo y la puerta grande.
La cofradía de La Merced se sacudió la frustración de dos años sin, prácticamente, salir a la calle y reapareció en la capital con una procesión ejemplar, plena de nazarenos y con el sello de seriedad que caracteriza a su comitiva. La elegancia de su sencillez —franciscana sencillez— hermoseó el Lunes Santo. La hermandad convocó en la plaza a los figurantes de siempre: el vecindario, que abarrotó el aire libre hasta llenar su aforo;los cantaores, que estremecieron la tarde con…
El Lunes Santo lanza un suspiro de alivio cuando sus dos procesiones tocaron la calle y olvidaron dos años de sequía "pasionista". La Amargura se adentró en su barrio y arrastró con ella a los suyos por toda la ciudad. Los Estudiantes demostraron que no se puede brillar más en menos tiempo, con un itinerario corto pero suficiente para teñir de seriedad la tarde. ​
El paso de misterio, ampliado para ser sacado a costal, y el de palio, con una Virgen arropada por sus fieles, entre vivas y pétalos de flores, recibieron el cariño de centenares de jiennenses durante la procesión de la Cofradía de la Oración en el Huerto. Este año, por fortuna, el sol fue el protagonista en el cielo. Con puntualidad casi británica, a las seis de la tarde y un minuto, sobrepasó el umbral de la basílica menor de San…
Jaén clamó piedad para el Señor de la Alcantarilla. Acompañó a la Estrella en su dolor y quiso secarle las lágrimas. Cientos de jiennenses se agolparon junto a la casa de hermandad y a la iglesia de la Purísima Concepción y rezaron, mucho, a sus veneradas imágenes. Los cofrades “bendijeron”, incluso, el intenso calor de la tarde.

Pasión entre olivos

Pasión entre Olivos