Actualizado
martes, 11 diciembre 2018
22:16
h
URGENTE

Una ubetense de Dinamarca

La periodista danesa Charlotte Rorth presentó, en la Sacristía de la Sacra Capilla del Salvador, su libro “Yo encontré a Jesús. Confesiones de un alma escéptica”. La obra está escrita en su lengua materna. Rorth quería agradecer, de alguna manera, al sacerdote de la capilla del Salvador, Fernando Nieto, el cariño que había recibido de éste. Por ello, se animó a traducir la obra al castellano, antes, incluso, que al inglés. El libro narra, desde el punto de vista de una periodista y comunicadora, las experiencias que ella misma ha sentido y experimentado en el famoso lugar de oración ubetense.
La autora danesa explica cómo y de qué manera una mujer, en sus palabras, “nada especial, danesa y educada en un colegio privado de la izquierda”, se encontró con la religión católica.

Ver comentarios
|
16/10/2015

Y tiene mérito porque, asegura, no conocía nada acerca de la religión católica, ni siquiera quién era Jesús. Culta, madre de familia, ha viajado por medio mundo, llegó a la ciudad de Los Cerros, en noviembre de 2008. Fue en un viaje de trabajo para conocer las bondades y excelencias del aceite de oliva. Desde ese momento reconoce sentirse como en casa cada vez que la visita. “Úbeda es una ciudad espiritual, que me ha enganchado; el lugar más especial del todo el mundo”, asegura. Asegura que no era creyente hasta que, como relata, “Jesús me habló en la capilla del Salvador”. “Era como una especie de holograma, pero muy real, que se expresaba en un idioma que desconocía”, afirma. Pero eso no fue problema, precisa, porque, sostiene “podía comprender lo que le estaba diciendo de manera telepática”. Confundida al principio, no sabía muy bien lo que le había ocurrido; pero, después de meses, lo entendió: su gente más cercana le decía que tenía mucha luz.
En su país, Dinamarca, hablar de religión abiertamente es infrecuente. Algunos amigos le aconsejaron que no compartiera su experiencia y menos, en un libro. Sin embargo, su marido y familiares más directos sí la animaron. El consejo fue valioso, porque su trabajo, actualmente, es número uno en ventas en su país.
La escritora deja claro que aprovecha el hecho de ser conocida en su país para hacer de “embajadora” de la ciudad ubetense. No en vano, cree que muchos daneses quieren conocer ese lugar tan especial para Charlotte Rorth. Curiosamente, un danés acompañado de su hija ha estado estos días en la ciudad de los cerros porque había leído el libro de Rorth y, casualidades de la vida, ella estaba aquí y pudieron conocerse. Entre los ubetenses tiene ya grandes amigos, como Andrea Pezzini, al que conoció en su primera visita. Desde entonces, son trece ya sus estancias en Úbeda, donde también pudo establecer amistad con Fernando Nieto y Nono Sánchez. Actualmente, trabaja en el artículo las “Huellas de Santa Teresa”. Llega a afirmar que hay muchas coincidencias y similitudes entre la manera de escribir cercana de la Santa y la suya propia, aunque sostiene que la ha leído después de crear su obra.