Actualizado
martes, 20 noviembre 2018
18:10
h
URGENTE

Respaldo a la procesión de la Virgen de la Antigua

La Catedral de Jaén se vistió de gala para conmemorar la solemnidad de la Asunción de la Virgen María, titular del templo jiennense. La jornada de celebración religiosa, festiva en todo el territorio nacional, congregó entre sus embellecidas paredes, junto con los vecinos de la capital que no quisieron perderse su cita con la tradición, a personas venidas desde distintos rincones del mundo que, enmarcados en sus vacaciones estivales en la capital del Santo Reino, decidieron formar parte de los festejos mientras se recreaban con todo el arte que atesora el interior de la seo.

Ver comentarios
|
16/08/2015


Las celebraciones comenzaron con el repique general de las campanas de la Catedral, que corrió a cargo del deán, Francisco Juan Martínez Rojas, quien también presidió el cortejo “interior” de la imagen de la Virgen de la Antigua, patrona del Cabildo. Se trata de una talla mariana muy original, que data del siglo XIII o XIV —la Alta Edad Media— y en la que la Virgen, que llegó hasta Jaén durante la cristanización emprendida por el monarca Fernando III, aparece junto con su hijo, Jesús, al que sostiene entre sus brazos mientras se agarra un pecho para dar de mamar a su retoño.
visitantes. La figura de María recorrió el interior del templo jiennense en compañía de cientos de fieles que tras la procesión de la Virgen de la Antigua, permanecieron en el lugar para asistir a la eucaristia oficiada por Martínez Rojas. Asimismo la música del órgano instalado en el coro de la Catedral acompañó a los asistentes durante el paseo claustral de la imagen de María y la posterior celebración de la misa.  Acto seguido, el deán de la Catedral subió los escalones que conducen hasta los balcones de la seo jiennense para bendeción de la ciudad de Jaén con la reliquia del Santo Rostro de Jesús, uno de los pliegues del paño con el que, según la tradición, Verónica enjugó la faz de Cristo en su camino hacia el Calvario, y cuya aparición, año tras año, sirve para anunciar un futuro próspero y feliz a la capital.