Actualizado
viernes, 20 octubre 2017
21:07
h
URGENTE

Las especies electrocutadas crecen hasta superar las mil

Los voluntarios jiennenses que participan en la plataforma “Pon un tendido en tu punto de mira” han certificado más de mil muertes de aves como consecuencia de descargas eléctricas al posarse en una torre.

Ver comentarios
|
05/09/2015

Es el resultado del último recuento realizado, en el que también se han constatado la existencia de nuevos “puntos negros” en la provincia —cuando superan las cinco muertes acumuladas—. Águilas, milanos, búhos, cigüeñas y especies protegidas no han podido escapar de la garras mortales de los postes que, todavía, no han sido aislados por las compañías eléctricas.
“Es frustrante salir a recorrer los campos y encontrar nuevos cadáveres sobre los huesos de los anteriores, denunciarlo y comprobar que ninguno de los responsables de que esto ocurra hace lo suficiente. Pero es esperanzador ver que cada vez más gente se suma a este proyecto sin ánimo de lucro, gente que va conociendo la relevancia del problema y se suma a los esfuerzos de nuestra denuncia”, reconoce la organización.
De momento, se han corregido una docena de “puntos negros” en la provincia de Jaén, algo que para la organización es, a todas luces, insuficiente. Y es que cada vez que hacen un recorrido por el trazado de los tendidos detectan nuevos “puntos negros” para sumar a su mapa, publicado en internet. Por eso, los veinte voluntarios que conforman la plataforma en la provincia de Jaén no descansan en su empeño de evitar que las aves mueran e, incluso, animan a sus convecinos a que participen en la iniciativa. Y es que, como se hace constar en su página web, hay zonas en las que, incluso, se considera peligroso todo el tramo de la línea, y no solo un poste en concreto.
La Sociedad Ibérica para el Estudio y la Conservación de los Ecosistemas, con sede en Jaén, fue la impulsora de la campaña. Esta acción pretende crear un inventario de tendidos eléctricos potencialmente peligrosos para las aves a través de una red de voluntarios con el objetivo de llamar atención sobre el problema a compañías eléctricas y administraciones públicas y exigir que se corrijan. Las primeras acciones de esta campaña se centraron en el mar de olivos, pero ya se extienden a otras provincias de España, que se van sumando a la iniciativa.