Actualizado
martes, 20 noviembre 2018
14:14
h
URGENTE

La repoblación de pinar no frenará el avance del desierto

El territorio asolado por el incendio es muy propenso a la erosión. El régimen de lluvias es escaso, pero cuando llegan, lo hacen de forma violenta y con riadas.

Ver comentarios
|
16/07/2015

La pérdida de cobertura vegetal, sobre todo de arbolado, a causa de las llamas puede hacer que el proceso de desertización aumente, pero no solo por el fuego. La capacidad de rebrote de los arbustos suele ser bastante alta, pero como se repobló la zona, de forma intensa, con pinar, el matorral estaba arrinconado y con poca potencia, lo que impide, ahora su regeneración. Es la opinión de botánico y profesor de la Universidad de Jaén, Carlos Salazar, que pide prudencia antes de tomar cualquier decisión para dar vida a todo el espacio asolado.

“Este incendio nos da la oportunidad de que vayamos pensando que la estructura de la vegetación no debe ser la que era”, explica. En este sentido, hace hincapié en que la zona afectada llenó de pino carrasco, que, según explica, es un árbol muy combustible, muy inflamable. “Si hubiera sido repoblada con material mediterráneo, con una mayor diversidad de plantas, con distintas capacidades de combustión, el incendio hubiera sido más controlable”, defiende.

En este sentido, apuesta por intentar que la estructura cambie, mediante plantaciones de otro tipo. Como ejemplos cita las planta de matorral como el romero, tomillo, de tipo lentisco o las coscojas. “En las zonas más húmedas se debe meter encina, que sonde crecimiento más lento pero no como el pino, que crece de firma rápida pero arde enseguida”, dice. “Nos gusta que el paisaje sea verde y arbolado y eso no puede ser en todas partes. Esta zona del Guadiana Menor es semiárida y deben prevalecer los matorrales de tamaño pequeño. El pinar tiene su función pero cuenta con una gran desventaja. De hecho, si se vuelve a restaurar con él, dentro de veinte años vamos a tener el mismo problema”, concluye Salazar.

Proposición no de ley en el Parlamento andaluz

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, responderá en el primer Pleno ordinario del Parlamento, que se celebrará la próxima semana, a cuatro preguntas sobre asuntos como el paro, la colaboración público privada, el techo de gasto de las comunidades y el despliegue permanente de una fuerza militar en la base de Morón de la Frontera (Sevilla). No serán las únicas explicaciones que tendrá que dar, ya que el incendio de Quesada también será objeto de debate. En el orden del día, se incluyen una proposición no de ley del PP andaluz sobre medidas para paliar los efectos de los incendios de El Garrobo (Sevilla), Quesada y la Sierra de Lújar (Granada), y dos del PSOE-A, acerca del rechazo a la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y relativa a los efectos en Andalucía de la política económica y fiscal del Gobierno central.

Por su parte, el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, aseguró, en su comparecencia en el Parlamento, que el Plan Infoca, “el mayor programa de conservación y defensa del monte mediterráneo andaluz, reconocido mundialmente por su eficacia y eficiencia”, cuenta con un presupuesto “suficiente” y “cumple sobradamente” con su objetivo. Respondió, así, a las críticas de los distintos grupos políticos. Reconoció, sin embargo, que “hay que tender hacia la mejora”. Afirmó, de forma rotunda, que Andalucía “tiene el mejor sistema antiincendios de toda España”. A su juicio, el problema está ocasionado, en gran medida, por una ley de presupuestos, que impide reponer más allá del 10% de las personas que se retiran.