Actualizado
sábado, 16 febrero 2019
19:50
h
URGENTE

La Junta enarbola su bandera de futuro orgullosa de su gente

El acto de entrega de las banderas de Andalucía sirve para conmemorar la unión como pueblo, el reconocimiento legal de la autonomía y refrendar la importancia de las cotas de autogobierno que se han conseguido. Pese a que son hitos por lo que se ha peleado mucho, lo importante de esta fiesta institucional volvieron a ser las personas.

Ver comentarios
|
27/02/2015

La Junta puso en escena una hoja de ruta que pasa por la defensa de los logros públicos como mejor garantía para sustentar la igualdad de oportunidades entre los jiennenses. Sin embargo, lo hizo sientiéndose muy orgullosa de su gente. De ahí que seleccionó a colectivos y empresas para entregarle su emblema verde, blanco y verde, que se desplegaba con honor. Aunque esta devoción y casi ejercicio de fe no era la que apunta a un nacionalismo cultural, que tan de moda está, sino a un sentimiento de unidad y ganas de progresar juntos para construir una tierra más justa y próspera en la que vivir.
La delegada del Gobierno andaluz, Purificación Gálvez, fue la encargada de dar la bienvenida con un discurso breve, pero con mucha carga semántica. “Entregamos las distinciones que reconocen nuestro mejor presente, la más rica y próspera historia de nuestro mejor Jaén. Mi respeto, reconocimiento y admiración para todos los premiados”, afirmó desde el atril. Habló del Estatuto de Autonomía y lo definió como un logro histórico. Además, apostó por consolidar la educación y la sanidad públicas y sustentar la dependencia, sin olvidar la apuesta por el talento, los servicios de calidad y emprender el desafío de la creación de empleo. “Estos son nuestros logros, pero también los retos que tenemos que asumir”, afirmó. Volvió a defender la igualdad de oportunidades como mejor garante de la cohesión social y recordó la necesidad de construir un tejido productivo más sostenible. Asimismo, definió a la sociedad como más crítica e inconformista, pero que confía en sí misma y que espera que se esté a la altura. “Es un momento de demostrar a los ciudadanos que estamos con ellos con los servicios públicos para impulsar la igualdad. El mejor futuro depende de nosotros mismos”, concluyó.
La Sociedad Cooperativa Agrícola de Bailén “Virgen de Zocueca” fue la primera en recibir la bandera. Su presidente, Gabriel Alonso, lo agradeció en su intervención: “La llevaremos con honor. Nuestra empresa nace de una fusión en 2009 con el apoyo de casi mil socios para elaborar y vender Picualia, un aceite hecho con la máxima calidad”. La Escuela Oficial de Idiomas Xauen recogió la segunda. Su directora, Concepción Mengíbar, saludó y se despidió en los cuatro idiomas que imparte —inglés, francés, alemán e italiano—. “Esperemos que muy pronto pueda dirigirme a ustedes en algún otro más”, dijo con afán de crecimiento.
La concejal del Ayuntamiento de Linares Carmen Domínguez recogió el galardón al Consejo Local de la Mujer. “Han sido más de 20 años de trabajo con muchas asociaciones y personas”. Se lo dedicó a todas las mujeres que lo hacen visible y a otras que ya no están, como María Jaén, María José Blanco y Paqui Rojas. Y también a dos hombres: Juan José Reca —presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos Himilce— y a Juan Fernández —alcalde de Linares—. “Tejemos una red sólida en la que atrapar sueños y hacerlos realidad”, afirmó.
La Asociación Proartesvisuales de Úbeda y Baeza se llevó otra bandera. Gonzalo Galán dijo que el arte y el diseño son inevitables, por lo que hizo gala de los buenos trabajos. “La inspiración existe, pero ha de pillar en pleno trabajo”, parafraseó a Picasso para terminar.
El gerente de Turisnat, Miguel Ángel García, recogió el galardón para esta empresa, que divulga el Parque Natural de Cazorla, Segura y Las Villas con rutas. Se emocionó en el discurso contando la experiencia con un grupo de niños con discapacidades. “Trabajo como empresario en el mejor Parque del mundo”, afirmó. El Instituto Universitario de Investigación en Arqueología Ibérica fue otro de los galardonados. El rector Manuel Parras y uno de sus almas, Manuel Molinos, agradecieron el galardón. Defendieron la investigación y el conocimiento al servicio de las personas y del progreso de Jaén.
Los 17 centros de Participación Activa para Mayores también fueron ensalzados. Diego Rubio, presidente de la junta de gobierno del de Linares, destacó el papel de los ancianos. Asimismo, el gerente de Smurfi Kappa, Ramón Callejo Gilsanz, resaltó la apuesta por la tecnología y por generar riqueza de la papelera de Mengíbar. El Jaén Paraíso Interior recibió la bandera por fomentar el deporte y representar a Andalucía en la máxima categoría del fútbol sala. Su presidente, Germán Aguayo, ensalzó la masa social que sustenta el proyecto. Las trabajadoras de la dependencia recogieron la última bandera. Carmen García fue su portavoz: “Dicen que somos sus ángeles. No dejen de invertir en los mayores porque tiene una gran rentabilidad social”.