Actualizado
domingo, 18 noviembre 2018
13:35
h
URGENTE

La Caja Rural compra Novanca

Sí. Además, de manera unánime. Así reaccionó la asamblea extraordinaria de la Caja Rural de Jaén a la operación que su presidente, José Luis García-Lomas Hernández, puso encima de la mesa. El director general, Enrique Acisclo, se encargó antes de dar todos los detalles. La Caja Rural de Jaén se queda con Novanca, una entidad financiera muy arraigada en Madrid. Tiene 18 oficinas y 52 trabajadores. Sin embargo, más allá de la adquisición de una entidad financiera con una implantación interesante en el cinturón metropolitano de Madrid —referente en los barrios de la zona sur de la capital de España—, la Caja Rural de Jaén lanza mensajes muy claros. Por un lado, la confianza y fidelidad de la asamblea a su presidente, José Luis García-Lomas Hernández. Los resultados de los últimos tiempos de la Caja Rural hacen que exista un fuerte vínculo de confianza entre los cooperativistas —representados por sus consejeros— y el presidente. Por eso, cuando se puso encima de la mesa la operación de compra de una entidad financiera, se aceptó sin recelo alguna. El voto unánime fue el mejor aval de esa confianza.

Ver comentarios
|
31/10/2015


Por otro lado, la seguridad y la magnífica posición que transmite la Caja Rural de Jaén al exterior. En tiempos de repliegue, de concentración y de cierre de oficinas en las empresas financieras, la cooperativa de crédito de los jiennenses da un paso adelante y absorbe una entidad con 18 sucursales y 52 trabajadores. Da idea del potencial. El director general, Enrique Acisclo, asegura que se mantendrá la marca Novanca en las oficinas, que se integrarán dentro de la estructura de la entidad de Jaén. No obstante, en la rotulación aparecerá “Grupo Caja Rural de Jaén”. La marca Novanca transmite confianza y seguridad a sus clientes, por lo que no se modificará.
En realidad, la entidad que preside José Luis García-Lomas Hernández compra una entidad financiera con más de 42.539 clientes y con un negocio de 500 millones de euros, que se fusiona a su actividad por medio de una absorción. Novanca dispone de 31.000 cuentas corrientes, 23.700 tarjetas de crédito y 20.000 contratos de banca “on line”. La ratio de solvencia —con la fusión— se sitúa en el 14,44%, mientras que la de dudosos es del 8,59%. La inversión crediticia asciende a 1.400 millones de euros. El volumen de clientes crece considerablemente, ya que a los 285.521 de la Caja Rural de Jaén —figuran en el informe de fusión— hay que sumar los 42.539 que incorpora Novanca.
Visto bueno. La entidad financiera madrileña también ha dado el visto bueno. La junta universal de Novanca aprobó la fusión por absorción el pasado miércoles en su junta universal. Lo hace después de todos los informes favorables. De hecho, para Novanca será un gran respiro contar con la solidez de la Caja Rural de Jaén, ya que la integración en su estructura servirá para hacer viable su actividad. Por otro lado, la empresa jiennense pasará de 4 a 22 sucursales en Madrid y un gran despliegue financiero en zonas clave del cinturón sur de la capital de España. Se trata de un paso de gigante para una empresa clave en el tejido económico y social jiennense.