Actualizado
martes, 11 diciembre 2018
09:48
h
URGENTE

El recorrido histórico en Jaén de una técnica tímida como la acuarela


Hay en Jaén excepcionales acuarelistas. No hay más que leer la página 35 de este “Paisajes”, o coger el de la semana pasada —ambas en la interesante sección de Miguel Viribay—, para descubrir dos citas realmente importantes en la que esta técnica es la protagonista, esto es, tanto la exposición que se puede ver en el Museo de Jaén como las jornadas de Pintura al Aire Libre y exposición en el Hospital de Santiago de Úbeda. En estas, sobre todo en la de Jaén, donde también han organizado, está muy presente la Asociación de Acuarelistas de Andalucía, cuya vocalía en Jaén cuenta con 20 miembros de la provincia. 

Ver comentarios
|
18/03/2014

 

Por lo tanto, el presente parece asegurado. Pero, si se echa la vista para atrás, ¿ha habido buenos acuarelista en la provincia? La respuesta es tajante. Sí. Lauro Moner y Espinosa, es, quizá, uno de los más maravillosos acuarelistas. Concurre también, por desgracia, que es de los que menos información se tiene. Se sabe que nació el 8 de agosto de 1846, en La Carolina, en la calle Corso a Saliente. También dominó la pintura al óleo y tocó muchos temas. Su pincelada fue suelta y de sensación fresca. “Jugando en la barca” —foto—es uno de sus pocos trabajos conocidos. Es un cuadro marino, acorde con la fina sensibilidad del acuarelista. Se observa que Moner no regatea esfuerzo en la composición de las siete figuras humanas, incluido el animal sobre el que aparecen unos aparejos de pescadores. Otra obra, esta en Granada, es “El acueducto de La Alhambra (1879)”: “Es una pieza de notable gama dorada y luminosa, acorde con el sentido de la luz de la mirada impresionista. Sin embargo, conviene recordar que la fecha de inicio del movimiento parisino (1874) se produce solo cinco año antes de la fecha de esta obra, lo que da a entender que Moner tuvo que ser un pintor bien informado”, asegura Viribay.
La figura de Juan Alaminos también puede destacarse en este siglo XIX. El baezano, nacido a mitad de siglo, se formó en la Escuela Especial de Pintura, Escultura y Grabado. El año a destacar en su obra es 1878, en el que realizó una serie de temas sobre las suertes de la tauromaquia. También pintó series sobre guerras carlistas. También cabe destacar a su amigo Pedro Rodríguez de la Torre, becado por la Diputación y del que se puede destacar su retrato de Alfonso XII. Y también se puede citar al arjonero Manuel Ramírez Ibáñez, nacido en 1856, y que también cultivó, entre otras técnicas, la acuarela.
También se pueden reseñar algunos nombre del pasado siglo. Luis Espinar Barranco, nació en Jaén en 1911, y falleció en 1988. Fue discípulo de José Nogue y profesor en la Escuela de Arte y Oficio. Cultivó la acuarela de manera general. Otro caso es el de Manuel Serrano Cuesta, notable pintor y dibujante, que realizó infinidad de dibujos para Diario JAEN. Sacó las oposiciones en el instituto de Cazorla, pueblo del que haría infinidad de pinturas. Además de la acuarela, realizó notables trabajos en cartelería para Semana Santa. Otros nombres a destacar. Y no conviene olvidar al jiennense Rufino Martos. Nacido en 1912, cultivó la acuarela en numerosos trabajos.
Una excepcional historia ligada a la acuarela que desmiente, al menos en la provincia, el erróneo tópico de que la acuarela es un arte menor.