Actualizado
miércoles, 23 mayo 2018
21:20
h
URGENTE

Dueños de perros exigen una norma coherente

Hace algo más de un año que al joven Alberto Casas Castillo lo multaron por pasear a su pastor alemán, Duna, sin llevar una correa. 75 euros por romper la ordenanza municipal fue lo que le costó al estudiante de Derecho de 24 años. Sin embargo, para el futuro letrado, la “violación” de esta norma es, al mismo tiempo, el cumplimiento de otra:el artículo 15 de la Ley de Protección de Animales 11/2003, que obliga al propietario de un perro sacarlo a diario, al menos una hora en un lugar habilitado.

Ver comentarios
|
07/07/2014

“Lo denuncié porque  esto es una injusticia”, aclara Casas, quien asegura que, cada vez que saca a su perra, la Policía Local está detrás de los coches para multarlo. “El problema es que si lo sueltas te multan y si no, también”, indica el vecino jiennense, quien recuerda que la sanción se la pusieron, en junio de 2013, cuando paseaba a Duna por La Alameda a las dos de la tarde. “El perro estaba tumbado en el césped y no molestaba a nadie;además, no había gente”, apunta Alberto Casas.
Ayer se celebró el juicio en el que intervinieron como testigos especialesel adiestrador de perros  David Ordóñez y el veterinario Manuel Lorenzo, de la Clínica Corazón de León. “Como adiestrador aporté un informe para argumentar la importancia que supone para el comportamiento del animal que esté suelto, mientras que Lorenzo lo demostró desde el punto de vista físico del perro”, aclara David Ordóñez.
Lejos de lo que supone a Alberto Casas pagar los 75 euros, llevar la multa a juicio sienta un precedente ya que se expone “formalmente” la contradicción entre la normativa municipal y la andaluza. Existe un problema social, pues el Ayuntamiento no respeta la ley, además tampoco habilita espacios para que podamos dejar sueltos a los perros”, indica Ordóñez, quien aclara que no es una situación nueva. “El año pasado dueños de perros entregaron más de 2.000 firmas porque hay una continua presión por parte de la Policía Local”, comenta el adiestrador. No obstante, indica que, aunque lento, el Ayuntamiento da pasos para solucionar el conflicto.
Con todo, David Ordóñez deja claro que, con estas movilizaciones, no quieren imponerse ante cualquier ciudadano. “Entendemos que debe de haber un equilibrio. Por eso proponemos que haya zonas y horarios controlados para que exista una línea de convivencia. Se trata de aplicar el sentido común”, manifiesta Ordóñez.