Actualizado
martes, 19 febrero 2019
09:53
h
URGENTE

Domingo Jiménez entrega a la Policía la cartera con dinero que se encontró

La vida está llena de historias en las que personas sencillas ayudan a los demás de manera desinteresada y cumplen con su deber cívico. Este es el caso de Domingo Jiménez Olmo, conocido cariñosamente como “Mingui” en Alcalá la Real. Este profesional de la hostelería no dudó en entregar a las Fuerzas de Seguridad una cartera que encontró con una importante cantidad de dinero en su interior. Los hechos ocurrieron el pasado fin de semana. Después de terminar su jornada laboral, había salido a tomar unas copas junto con dos amigos. Se dirigieron a un conocido establecimiento hostelero situado a solo unos metros de la Estación de Autobuses de Alcalá la Real.

Ver comentarios
|
02/10/2014


“Pedimos un cubata y en esos momentos vi la cartera en lo alto del mostrador”, explica este alcalaíno, que trabaja como camarero en otro local. Indica que, en un primer momento, pensó que alguno de los que lo acompañaban la había perdido, pero, al preguntarles, comprobó que era de otra persona. Jiménez relata que el contenido del monedero era un billete de quinientos euros —denominado coloquialmente Bin Laden por lo raro que es de ver—, otros de dólares y diversa documentación, entre la que se hallaba una Visa Oro. En los papeles aparecía el nombre y la dirección del propietario, pero no había ningún numero de teléfono. Agrega que el dueño del negocio le pidió que le diera la cartera, pues aseguraba que conocía al propietario. Sin embargo, él rechazo hacer lo que le solicitaba.
Él, en cambio, tomó una determinación de la que no se arrepiente. Comprobó que en el exterior del pub había una patrulla de la Policía Local, formada por tres agentes, así que decidió entregar los bienes que había encontrado a los funcionarios para que se la devolvieran a su legítimo propietario. Los policías cumplieron el mandato, de manera que la billetera ya se encuentra en manos de su dueño. “Hice eso porque soy honrado. No quiero nada que no sea mío. Es lo que debía hacer”, afirma en contestación a la pregunta de por qué la entregó. Por ello se siente muy tranquilo y satisfecho con su comportamiento.
Sin embargo, lo ocurrido deja a Domingo Jiménez un regusto agridulce. En este sentido, aclara que, a pesar de los días transcurridos desde el hallazgo, el propietario de la cartera no solo no lo premió con una recompensa por hacerle llegar sus pertenencias, sino que ni siquiera le ha dado las gracias. Pero lo que más molesta al camarero honesto es que, después del episodio, se enteró, a través de la Policía Local, de que el propietario de la cartera había dicho que faltaban trescientos euros de los que, según él, había en la cartera.
En cuanto a la identidad del propietario, Jiménez explica que no es extranjero, sino español y que vive en Alcalá la Real. No obstante, todavía no ha tenido ocasión de hablar con él para intercambiar impresiones.
Desde que se supo lo ocurrido, Jiménez ha recibido diversas reacciones a su obra de “buen samaritano”, una persona que no es especialmente acaudalada. Algunas personas celebran su gesto de honradez y valoran que conductas de este tipo son raras, máxime en tiempos de crisis como los actuales. Otros, en cambio, piensan que debió quedarse con el dinero, máxime después de que el dueño no se haya dignado a darle las gracias.
En Alcalá ha habido precedentes de comportamientos tan dignos como el de Domingo Jiménez. Hace unos años, el empresario del sector de las grúas Antonio Moyano —hoy ya jubilado— recibió de una joven que la había hallado su cartera con una notable suma en metálico.