Actualizado
viernes, 14 diciembre 2018
21:20
h
URGENTE

Cómo hemos cambiado....... Momentos inolvidables

Inmaculada Espinilla
Veinte años no son nada, dice el tango. ¿Y casi treinta? Lo cierto es que sí. La sociedad cambia, los gobiernos también; los que antes eran jóvenes, hoy peinan canas, son otros los cantantes... Unos sobrevivieron al paso del tiempo y otros se quedaron por el camino. Si en solo dos décadas ocurre todo esto, imagínese lo que ha podido suceder en veintiocho años, los mismos que suman de trayectoria los Premios Jiennenses del Año.El 8 de enero de 1985 se puso el primer grano de arena de lo que hoy se ha convertido en una de las fiestas y celebraciones ineludibles para los jiennenses. Fue el día en el que se produjo la primera gala. Desde entonces, mucho ha llovido. Y la fiesta de JAEN ha crecido en todos los aspectos, desde el número de invitados a la lista de premiados. Sin embargo, mantiene su esencia: reconocer la labor de entidades y personas que llevan a Jaén por bandera. Si se habla con los galardonados, coinciden en la ilusión que les hizo ser homenajeados en su tierra. No están todos los que son, pero sí son todos los que están. Y todos, todos, guardan con gran cariño su Premio.Así, el investigador José López Barneo (Sociedad, 1994) recibió su galardón con ilusión: “He sido muy premiado en mi tierra, pero el de Jiennense del Año fue uno de los primeros reconocimientos en la provincia. Comenzaba a ser un científico que empezaba a tener cierto conocimiento. Ahora somos diecinueve años más viejos y más sabios. Lo recuerdo con mucho cariño y con un componente emotivo muy grande. Lo agradecí muchísimo”. El popular Gabino Puche, que recibió el reconocimiento en el apartado de Política en la primera edición, rememora: “Es un premio que me hizo mucha ilusión, ya que, entonces, procedía de una votación popular. Ahora los sigo con interés. Pienso que estimulan a las empresas y a los colectivos”, evoca. Por su parte, Luis Rentero (Sociedad, 1988) afirma: “Es una de la cosas más importantes que me han pasado en mi vida.  JAEN es el periódico de mi provincia, y también de mi ciudad. El Premio lo tengo guardado en mi casa como una reliquia. Siempre he pensado que, en realidad, no me lo merezco”. Higinio Vilches (Deportes, 1986) dice que supuso la “culminación” de su carrera. “Para mí fue un reconocimiento a una trayectoria deportiva larga, en algunos aspectos buena. Recuerdo el nombre de todos los que premiaron conmigo”, indica. Una impresión parecida tiene Manuel Pancorbo (Deportes, 1988): “Es un recuerdo gratificante. En aquella época era un jurado popular. Yo estuve en cabeza mucho tiempo. Para mí tuvo una gran importancia”.Juan Eslava Galán (Cultura, 1989) publicó su primer libro en las páginas de JAEN. “Fue una serie por entregas, ‘Inglaterra, impresiones de un jiennense’. Sería el año 1977. El Premio supuso para mí un gran reconocimiento; fue el primero que me dio mi tierra. Me sentí muy orgulloso. JAEN hace muy buena labor al resaltar los valores de sus gentes”, declaró. En la misma edición, Alfonso Sánchez Herrera obtuvo el premio en Política. “Lo recibí por partida doble, ya que me llevé también el de Popular del Año. Recuerdo que recibí muchos votos. Yo era una persona muy conocida en Jaén. Me hizo mucha ilusión porque acababa de aterrizar en la política. Me acuerdo de que cuando era alcalde llegué a anular algún compromiso para ir a la gala. La verdad es que no suelo faltar y me quedo hasta el final”, manifiesta. También Antonio Pascual Acosta (Política, 1990) habla del Premio con emoción: "Siempre es una ilusión que te reconozcan los tuyos. La iniciativa de JAEN es grande porque, al final, uno se siente orgulloso de su tierra, aunque esté lejos. La Gala de los Jiennenses del Año es una iniciativa maravillosa. No hay nada mejor que reconocer a los tuyos. Normalmente, los galardones vienen de fuera".Para Palomo Linares fue un honor lograr el Premio Jiennense del Año 1993 en la categoría de Toros. "Me parece maravilloso que te premien en tu provincia. Mi madre era de Jaén. Me siento muy jiennense. Mi vida, ahora, es fantástica. Entonces también lo era. Diario JAEN siempre ha sido vanguardista y ha estado dispuesta a resaltar a todos los jiennenses. Es un orgullo tener un periódico como JAEN".Aldeas Infantiles consiguió, en la misma edición, el Premio en Valores Humanos en 1993. Su delegada provincial, Ana María Cánovas, declara: "Parece mentira que haya pasado tanto tiempo. La noche de la entrega del premio fue inolvidable. Diario JAEN siempre se ha volcado con las actividades de Aldeas Infantiles".
Manos Unidas recibió, en 1996, el Premio en Valores Humanos y el de Popular del Año. Su delegada en Jaén, Ana Colmenero, rememora: “Lo recuerdo con la misma ilusión de entonces. Tenemos el premio expuesto en la sede y a todo el que llega se lo explicamos con orgullo y satisfacción”. Paco Tito (Arte, 1996) afirma: “Esteban Ramírez me llamó una noche y me cayó como caído del cielo. Fue el mejor regalo de Reyes. A don Esteban le dije: ‘Ni Cervantes sería capaz de narrar la ilusión que me hace’. No tengo palabras para expresar la gratitud que le tengo a Diario JAEN”. “Es un recuerdo excepcional y maravilloso. Vimos la recompensa del trabajo que hacíamos en ese momento. Diario JAEN siempre ha estado a nuestro lado y ha distribuido nuestra discografía”. Son palabras de Juan Fernández, presidente de Panaceite, que recibió el Premio de Cultura en 1996.El Chubby Cheek se lo llevó en 1998. Ángel Millán, su responsable, indica: "Aquel premio, en estos tiempos tan ariscos para la cultura, es un acicate para luchar por poner de nuevo en marcha el festival Jazz entre olivos. Fue fruto del Chubby y estaría bien hacerlo fuerte hasta que le den otro Jiennense del Año". Muchas historias que son la historia de Jaén.

Ver comentarios
|
24/02/2013