Actualizado
sábado, 17 noviembre 2018
12:03
h
URGENTE

Cientos de hectáreas de olivar se han visto afectadas

Cuando el fuego todavía no ha sido extinguido, las organizaciones agrarias se afanan en evaluar los daños producidos en los cultivos. En el caso del olivar, la parte más dañada es la de Huesa, donde todavía se hacen estimaciones.

Ver comentarios
|
14/07/2015

Según adelanta COAG, se han visto afectadas cientos de hectáreas de olivar y cereal, aunque, en este último cultivo, los daños son menores porque se había terminado prácticamente de recolectar. Sin embargo, hay agricultores que han sufrido ya daños importantes, con casos como el de un olivarero al que se le han quemado 400 olivos a causa del fuego. Además, explica que en Cabra de Santo Cristo, otro de los municipios afectados, se registraron importantes daños agrícolas. Ardió una nave con paja y un tractor, que quedó completamente calcinado. Una vez se cuantifiquen los daños, la organización agraria comenzará con la tramitación de las pertinentes ayudas para los agricultores afectados por el fuego.

Por su parte, la organización Asaja-Jaén pidió a la Junta de Andalucía que tome nota de “la desgracia medioambiental” que provocó el fuego, tanto en Quesada como en La Puerta de Segura. Por eso, solicitó que “cambie su nefasta política de conservación de montes” por el aprovechamiento de los recursos forestales. En este sentido, el gerente y portavoz de Asaja-Jaén, Luis Carlos Valero, recordó que “un monte rentable no arde, mientras que el que se abandona se convierte en un polvorín y eso es lo que lamentablemente ha pasado en nuestra provincia, donde el fuego ha arrasado miles de hectáreas en uno de los incendios más dramáticos de los últimos 15 años en toda Andalucía”. Valero insistió en la necesidad de recuperar la explotación tradicional del monte como la mejor arma para evitar los incendios forestales. “Si no ha quedado lo suficientemente demostrado con este incendio, tendremos que esperar a que se queme toda la provincia para que dejen de supeditar la política forestal a la medioambiental, ya que esto ha sido nefasto para los montes”, dijo.

Para el gerente provincial de la organización agraria “eso de dejar el monte sin tocar, sin gestionar, ha quedado demostrado que no funciona”. Considera que el “abandono” de la masa forestal de Jaén y las temperaturas tan adversas a las que está sometida la provincia la han convertido en la “diana perfecta” para las llamas. En este sentido, recuerda que el monte jiennense “estaba cargado de material combustible y la caída de rayos como los que provocaron el gran incendio de Cazorla en agosto de 2005 —en el que se quemaron 5.116 hectáreas— ha vuelto a ser la causa de que “gran parte de la masa forestal de la provincia quede arrasada”.

Denuncia que la falta de limpieza de los montes, tanto por “la escasa inversión” de la Administración en su cuidado, así como por el abandono de actividades tradicionales ganaderas y de producción maderera han hecho de los bosques y montes jienenses un “peligro en potencia” durante los meses de calor. Valero señaló que las prohibiciones a agricultores y las campañas de sensibilización “no son suficientes”, teniendo en cuenta, además, “la reducción del presupuesto en los últimos años del Plan Infoca”. Por eso, defiende “una reforma integral de las políticas”.