Actualizado
lunes, 12 noviembre 2018
21:28
h
URGENTE

Una sobrecogedora mirada desde el más allá

La Sierra Sur de Jaén fue, durante las primeras décadas del siglo pasado, el principal centro de curanderos de toda la provincia. Estas personas, más conocidas “santones” fueron muy destacadas en esta comarca gracias a sus “poderes curativos”. En el cementerio de Noalejo están los restos del Santo Custodio, el curandero más popular. Su tumba recibe numerosas visitas todos los días y, rodeada por una cancela, se encuentra adornada con todo tipo de flores que sus “devotos” le llevan para su eterno descanso.