Actualizado
martes, 20 noviembre 2018
18:10
h
URGENTE

Bisbal llega a la guardia

El cantante almuerza en el “Oliva Garden” y hace una cata de aceite
Ver comentarios

La mañana transcurría con normalidad en el restaurante Oliva Garden de La Guardia hasta que una llamada de teléfono sorprendió a sus dirigentes. El interlocutor les pidió una reserva para dos personas conocidas y en un lugar íntimo del local con mucha discreción. Los camareros enseguida pensaron en los Reyes de España que, recientemente, pasaron por Bailén. Sin embargo, descartaron esa idea entre bromas.

La sorpresa llegó cuando la puerta se abrió y por entró por ella David Bisbal con su esposa, Rosanna Zanetti. “Cuando vimos el furgón aparcar nos dimos cuenta de que se trataría de algún cantante. Nos sorprendió mucho verle. Ha sido muy agradable y simpático”, confesó Blanca Wencesla, camarera del restaurante y pareja de Juan Aceituno, el dueño. Según cuenta Wencesla, el almeriense se dirigía al Starlite Festival 2018, donde ofreció uno de sus mejores conciertos. Al buscar recomendaciones vio el “Oliva Garden” y se fijó en el premio Bib Gourmant recibido, por la Guía Michelin, el pasado mes de noviembre. “Buscaban un sitio tranquilo y les ha sorprendido el restaurante. Dice que la zona es muy bonita. No esperaba un local de tan alto nivel en una carretera. Jaén les pillaba de paso y, por ello, decidieron para y venir aquí”, comentó muy contenta Wencesla.

El cantante y su mujer atendieron a la oferta gastronómica del “Oliva Garden” y degustaron diferentes platos, entre ellos, gamba roja, berberechos, arroz de rabo de toro y ventresca. De postre tomaron torrijas. Y, como no podía ser de otra forma, el almeriense no se marchó sin probar el oro líquido jiennense, razón por la que hicieron una cata de aceite de tres variedades, entre ellas, Castillo de Canena, Noviembre y Verde Esmeralda. Debió de gustarle mucho cuando, en su cuenta personal de Instagram, subió una fotografía de esta experiencia gastronómica.

“Han estado muy a gusto. Ha hablado muy bien de nuestra cocina. Cuando terminó de almorzar, antes de despedirse, nos hicimos una foto con él. También asistieron algunos fans que se enteraron de que estaba aquí y el cantante no quiso salir por la puerta de atrás sin atenderlos. Demostró mucha amabilidad”, concluyó Wencesla.