Actualizado
sábado, 17 noviembre 2018
11:20
h
URGENTE

“Hoy, todas las almazaras buscan un mismo fin, la calidad o la excelencia, pero unas vamos un paso más por delante que otras”

PREMIO Oro Líquido
Ver comentarios

Picualia es el resultado de la fusión empresarial de las dos cooperativas de aceite de Bailén, que deciden hacer un proyecto común que apueste por la innovación y la calidad en la producción del aceite de oliva virgen extra. También diferenciarse de los numerosos competidores que hay hoy en el mercado. La empresa se denomina Agrícola de Bailén Virgen de Zocueca SCA, pero la marca con la irrumpe en el mercado es Picualia. Este proyecto empresarial surgió en 2011. En 2013 comienza la construcción de las nuevas instalaciones, dotadas de la tecnología más puntera, y empiezan a funcionar en 2015, con una dirección de calidad y producción, a cargo de Emilio Artero; una dirección de marketin y oleoturismo, a cargo de Juan Antonio Parrilla, y dirección financiera para los socios agricultores, que la lleva Teresa Jurado. En 2011 (año de la fusión) y 2013, Picualia recibió el Premio Jaén Selección, que concede la Diputación Provincial de Jaén. También ha obtenido diferentes reconocimientos nacionales e internacionales, pero, como aclara Juan Antonio Parrilla: “Es este año 2018 cuando le estamos sacando partido, ya que estamos posicionando nuestro aceite en más de 16 países, entre ellos, Italia”. Añade que, aunque parezca una paradoja, Picualia está vendiendo aceite picual de alta calidad en Italia. También en otra zona de tradición aceitera como son los Emiratos Árabes. “Nuestro proyecto se orienta a dos cuestiones muy importantes: la internacionalización a través de aceites de calidad y el oleoturismo”. Juan Antonio Parrilla precisa que los turistas “no dejan de ser prescriptores de una marca”, y en 2017 tuvieron 36.000 visitas y un 5 por ciento de ellas realizaron todas las actividades: cata, menú gastronómico y todo el contenido turístico”.

Añade que Picualia es una empresa de tamaño medio, con una molturación de unos 5 millones de kilos y con una facturación media de entre 15 y 20 millones de euros. Pero la razón de ser de Picualia es mirar hacia el futuro a través de la innovación, buscando la excelencia.

Lo que hace singular a Picualia es que en su almazara se realizan cuatro proyectos de I+D+i con universidades españolas. Entre ellos destaca al proyecto “almazara.0” que es pionero. “El camino de la excelencia solo se consigue de una manera, que es con una buena política de empresa. Esa política de empresa a nosotros nos permite que, desde cualquier punto de la almazara, puedas verla”. Una de las acciones innovadoras, por ejemplo, es la sala de realidad virtual y experiencias virtuales. “Hoy, prácticamente, todas las almazaras persiguen el mismo fin, pero unas vamos un paso más allá del resto. Nuestra política de reinversión también nos diferencia”.