Actualizado
lunes, 20 mayo 2019
00:15
h
URGENTE

Patrimonio histórico, naturaleza y tradición se unen en Larva

En un lugar estratégico entre Sierra Mágina y Sierra de Cazorla se ubica el municipio
Ver comentarios
|
14/03/2019

A los pies de Sierra Mágina se encuentra el municipio de Larva que es un lugar estratégico entre el Parque Natural de Sierra Mágina y el Parque Natural de la Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas en la provincia de Jaén. Con unos 500 habitantes, el municipio se encuentra en un entorno típico de sierra pero que tiene un diversidad natural y cultural que lo convierte en un lugar privilegiado en la comarca.

Dentro de su patrimonio histórico, destaca la Iglesia de San Pedro Apóstol, que se construyó a finales del siglo XVIII y que presenta una sencilla estructura en su interior y exterior. Su fachada se articula en dos cuerpos, con mayor desarrollo en altura que en longitud, careciendo de ornamentación, y su puerta adintelada con arco curvo ligeramente escarzano queda enfatizada por una escalinata semicircular.

En el lado de la Epístola sobresale, naciendo del mismo cuerpo de la iglesia, una pequeña torre que, además de cumplir la función de campanario, singulariza a la propia iglesia. Junto a este monumento, otro lugar característico de Larva es El Castellón que conserva los restos de una fortaleza ciclópea íbera de entre los siglos II y I antes de Cristo. Se trata de un recinto amurallado, con una estructura cuadrangular y un aljibe en su interior, construido con sillares de caliza que alcanzan el metro y medio de longitud. Durante 1985 fue declarado un Bien de Interés Cultural.

Con respecto a sus fiestas, el municipio acostumbra a a celebrar la festividad de Santa Lucía el 13 de diciembre, donde encienden hogueras el día de su víspera en torno a las que se come y se canta, con el objetivo de implorar que proteja a los larveños. Esta costumbre proviene de los tiempos en los que el municipio perteneció a Cabra del Santo Cristo, lugar en el que también tiene lugar esta celebración.

Con respecto a su gastronomía, Larva se basa en la tradición y continúa prestando gran interés a la matanza.

La fortaleza de El Castellón se declaró Bien de Interés cultural durante el año 1985