Actualizado
martes, 21 mayo 2019
04:47
h
URGENTE

Canena presume de su riqueza monumental y su vida cultural

El municipio de La Loma es uno de los grandes focos del Renacimiento jiennense
Ver comentarios
|
14/03/2019

Canena sorprende al visitante. En la Feria de los Pueblos exhibe sus mayores atractivos. El municipio de la comarca de La Loma, con una extensión de poco más de catorce kilómetros cuadrados y menos de 2.000 habitantes, atesora una riqueza monumental y cultural única.

Una de las iniciativas por las que esta población es conocida dentro y fuera de Jaén es el Festival Villa de Canena. Surgido en 1992 de la mano del Ayuntamiento, se acerca a su trigésimo aniversario en plena forma. Los conciertos se celebran en verano en el auditorio y en los patios de Columnas y Armas del Castillo. Durante varias semanas pueden escucharse en un entorno especial música clásica, ópera, jazz y otros muchos estilos.

El principal emblema canenero es el Castillo. Erigido sobre una fortaleza andalusí. El origen de la actual estructura, que mezcla elementos militares y palaciegos, se deben a Francisco de los Cobos, secretario del emperador Carlos V y al excelso arquitecto Andrés de Vandelvira. El inmueble fue declarado Monumento Nacional en 1931.

Otro gran exponente de la arquitectura renacentista es la iglesia de Nuestra Señora de la Concepción es de la primera mitad del siglo XVI. En ella se hallan una cripta de la época andalusí, un pequeño museo con objetos de culto de gran valor histórico y un archivo que se remonta hasta el año 1564. Asimismo Canena cuenta con más inmuebles singulares, como la Casa de la Cultura, la ermita de la Virgen de los Remedios —patrona local— y el Molinillo.

El pueblo invita a hacer turismo de una manera distinta de la mano del balneario de San Andrés. El establecimiento hostelero es ejemplo de complejo con utilidades terapéuticas y destaca por unas instalaciones modernas y confortables.

En el plano gastronómico, en Canena destacan las tortillas dulces, los guiñapos de liebre y una variada repostería.

El Festival de Música Clásica se acerca a su trigésima edición en pleno estado de forma