Actualizado
domingo, 20 enero 2019
16:59
h
URGENTE

Parte del PSOE critica la labor en el conflicto catalán

Diputados del partido creen que es uno de los motivos de la perdida de votos
  • REUNIÓN. La socialista Soraya Rodríguez requirió hacer una análisis tras los resultados del 2-D.
    REUNIÓN. La socialista Soraya Rodríguez requirió hacer una análisis tras los resultados del 2-D.

La debacle del PSOE en las elecciones andaluzas del 2 de diciembre y la inesperada irrupción de Vox con 12 diputados por vez primera en un Parlamento en España forzó un debate en el seno del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso de los Diputados que la dirección del partido pretendió, sin éxito, esquivar.

Según relataron a Europa Press varios de los asistentes a la reunión de ayer, hubo cierto asombro al comprobar que, en la primera cita que los diputados socialistas celebraban tras el 2-D, la dirección del grupo daba por finalizado el encuentro tras hablar en apenas un cuarto de hora del orden del día del Pleno de esta semana y algunos detalles superficiales sobre la próxima cena interna de Navidad y sin hacer una sola mención a las elecciones andaluzas.

En ese momento la diputada vallisoletana Soraya Rodríguez, seguida del expresidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, pidieron la palabra para evitar que la reunión terminase sin más. La que fuera portavoz en tiempos de Alfredo Pérez Rubalcaba, ahora distanciada de la dirección de Pedro Sánchez, requirió a la dirección del grupo un análisis tras el “tsunami” que la irrupción de Vox supone para la política nacional.

La portavoz y “número dos” del PSOE, Adriana Lastra, le respondió subrayando que lo que tocaba ahora era apoyar a la presidenta en funciones de la Junta y líder del PSOE andaluz, Susana Díaz, “hasta la investidura” y remarcó que en los resultados del 2-D influyeron muchas causas que ya se habían analizado por los órganos de la dirección federal y andaluza.

Tras escuchar a la portavoz, Soraya Rodríguez volvió a tomar la palabra para compartir con el resto de los compañeros la lectura que ella hace del 2-D. Según su argumentación, el haber contado con los independentistas para sacar adelante la moción tuvo un “coste” y fue un movimiento que no entendieron los votantes socialistas. La diputada pidió asimismo a la dirección del partido que no entienda su intervención como un pronunciamiento en contra del liderazgo de Sánchez, sino como una llamada en favor de un análisis constructivo sobre lo ocurrido, que no hace sino resurgir un debate latente entre las dos almas del PSOE sobre la conveniencia de pactar o no con los independentistas catalanes.