Actualizado
sábado, 21 octubre 2017
11:35
h
URGENTE

Page defiende su estructura de Gobierno

“Si un determinado ordenamiento no gusta se intentará modificar, pero las leyes se cumplen”, dice el presidente
Ver comentarios
|
11/08/2017
  • EVENTO. José García Molina, nuevo vicepresidente segundo de Castilla-La Mancha.
    EVENTO. José García Molina, nuevo vicepresidente segundo de Castilla-La Mancha.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, que advirtió de que su Gobierno con Podemos no tiene por qué ser “extrapolable a otras comunidades autónomas ni al conjunto del país”, indicó que entre las tres “fronteras” con las que nace este Ejecutivo se encuentra la de no saltarse “nunca las leyes”.

“Si un determinado ordenamiento no gusta se intentará modificar o no influir para que se cambie, pero las leyes se cumplen, incluso las más obscenas como las de la ortodoxia económica”, avisó el presidente castellano-manchego durante la toma de posesión de los dos miembros de Podemos, José García Molina e Inmaculada Herranz, que ayer entraron a formar parte del Gobierno regional, junto con su numero ‘dos’, José Luis Martínez Guijarro, que prometió su cargo de vicepresidente primero. Del mismo modo, García-Page recalcó que el nuevo Ejecutivo autonómico es “un Gobierno para todos” que “nace con vocación de permanencia”, aunque esté integrado por el PSOE y por Podemos, avisando de que si “alguien no lo entiende así, hará un flaco favor” a los ciudadanos, cuyos intereses “están por delante del propio gobierno” pues, en definitiva, son “sus jefes”.

Luego de afirmar que en este Gobierno no tendrán cabida los enfrentamientos, ya que es un gobierno “para todos”, ha advertido de que para sentarse en la “mesa de gobierno hay que tener no solo principios, sino ideas y prioridades políticas”. Y es que, a su entender, “aunque es imprudente no abordar los problemas que se tienen delante, más imprudente lo es salir a buscarlos”. “No se va a las calles, las plazas o los campos a buscar problemas. El objetivo es arreglarlos”, agregó.

Dicho esto, advirtió a sus dos nuevos compañeros de Consejo de Gobierno, que tienen el deber prioritario de defender los intereses de Castilla-La Mancha en base al papel que les asigna la Constitución Española y el Gobierno de Castilla-La Mancha, que en este camino se van a encontrar “a gente que contrapone los intereses de la región”. “Cumplir con los deberes que los ciudadanos nos han concedido no solo es compatible con la defensa del conjunto de España sino que reafirma la pluralidad y la diversidad que tiene el conjunto del país”, señaló García-Page, que pidió “no sacar ningún tipo de conclusiones” de esta fórmula de Gobierno, que a su entender no tiene por qué ser “extrapolable a otras comunidades autónomas ni al conjunto del país”.

Según el presidente regional, el nuevo Gobierno seguirá teniendo como hasta ahora el objetivo prioritario de cumplir con el programa comprometido al inicio de la legislatura para la recuperación social y económica de la Comunidad Autónoma. Además, avanzó que ya se ha iniciado la elaboración de los presupuestos.