Actualizado
jueves, 21 febrero 2019
20:51
h
URGENTE

Montero avisa a ERC que así no habrá presupuestos

Califica de imposible el punto sobre el derecho a la autodeterminación
Ver comentarios
|
13/02/2019
  • SESIÓN. María Jesús Montero, en su intervención en el Congreso de los Diputados.
    SESIÓN. María Jesús Montero, en su intervención en el Congreso de los Diputados.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, vuelve a recalcar a ERC que si la tramitación de las nuevas cuentas públicas depende de que el Gobierno acepte hablar del derecho de autodeterminación de Cataluña “no habrá Presupuestos”, y tilda de “error histórico” el rechazo de los republicanos catalanes al proyecto de ley. Durante su intervención en el debate a las enmiendas a la totalidad del proyecto de Presupuestos, Montero respondió al portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardá, que el Gobierno central ha sido “claro desde el primer momento” respecto a su rechazo a negociar sobre el derecho de autodeterminación. “Sabe y conoce que no pondremos en ningún orden del día el derecho de autodeterminación, lo saben desde el primer día”, ha indicado Montero, quien ha dicho que con esa exigencia “no dejan margen para la negociación”, ya que “hay camino de diálogo en el marco de los límites que el Ejecutivo ha planteado”, que pasan por el autogobierno. En este sentido, recalca que el Ejecutivo defenderá “dentro de España y fuera” la imparcialidad de la Justicia española, los jueces, tribunales y la separación del Estado de derecho, porque es su “obligación y responsabilidad”. “Si la tramitación de PGE depende de aceptar hablar del derecho de autodeterminación, les adelanto ya que no habrá PGE. No es ninguna novedad, lo saben desde el primer día”, insistió Montero, quien ha afirmado que en el Ejecutivo de Pedro Sánchez “nunca” ha planteado los PGE como un “salvoconducto” para el Gobierno, que ha mostrado su “valentía” en la moción de censura y establecido “cauces para un diálogo fluido”. Eso sí, incidió en que el derecho de autodeterminación no es un derecho constitucional, por lo que no puede formar parte de las mesas de diálogo, por lo que ha pedido a Tardá que abandone las posiciones “maximalistas” y negocien dentro de la ley para “seguir avanzando y consiguiendo cotas de autogobierno”.

La titular de Hacienda tachó de “error histórico” el rechazo de ERC a las nuevas cuentas públicas, porque recogen una inversión de más de 2.200 millones en Cataluña y un incremento de 2.310 millones en las entregas a cuenta, junto a 1.400 millones en concepto de deudas pendientes en infraestructuras. En este sentido, criticó que las formaciones independentistas hayan planteado cosas “imposibles”, y ha rechazado que se acuse al Ejecutivo de levantarse de la mesa, cuando eso supuso la decisión de las formaciones nacionalistas catalanas al exigir hablar del derecho de autodeterminación. La ministra le reprocha a Tardá que su formación vaya a unir “le guste o no” su voto al de “las derechas”.

Gana enteros la opción
de generales
el 28 de abril

La opción de adelantar las elecciones generales al 28 de abril gana enteros en el seno del Gobierno si, como se prevé, hoy el Congreso de los Diputados tumba el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2019 presentado por el Ejecutivo de Pedro Sánchez. Así lo asumen cargos intermedios en los Ministerios, mientras que miembros del Ejecutivo restan importancia al hecho de que convocar el 28 de abril supondría iniciar la campaña electoral en plena Semana Santa. En este sentido argumentan que la recta final de la campaña, la que pesa más en unos tiempos en que cada vez son más quienes deciden su voto en el último momento, tendría lugar con las vacaciones terminadas y todo el mundo de regreso ya en su lugar habitual de residencia. Lo que sí descartan de plano tanto ministros del Gobierno como altos cargos del PSOE es que esté sobre la mesa la opción de convocar las elecciones generales el 14 de abril, Domingo de Ramos. También ha perdido peso la posibilidad de hacer coincidir las generales con las municipales, autonómicas y europeas el 26 de mayo en un ‘súperdomingo’. Es una opción que no quieren ‘barones’ en el PSOE como los presidentes de Aragón, Javier Lambán, y Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, —que piensan que la política de apaciguamiento de Sánchez con el independentismo les puede perjudicar—.