Actualizado
lunes, 20 noviembre 2017
20:40
h
URGENTE

Mariano Rajoy “abre la puerta” del Congreso a Puigdemont

Santamaría: “La propuesta es demasiado democrática para que la acepte”
Ver comentarios
|
20/05/2017
  • REFERÉNDUM. El vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras junto al presidente Puigdemont (derecha).
    REFERÉNDUM. El vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras junto al presidente Puigdemont (derecha).

El Gobierno emplazó al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, a defender en el Congreso de los Diputados su propuesta a favor de convocar un referéndum en Cataluña porque es en las Cortes Generales donde se debe “abordar una cuestión de esta naturaleza” y con todas las fuerzas parlamentarias. A su entender, “es la forma de debatir en una democracia consolidada”. La vicepresidenta del Gobierno, ministra de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales, Soraya Sáenz de Santamaría, fue la encargada de comparecer públicamente tras la reunión del Consejo de Ministros para invitar formalmente al Gobierno catalán a que lleve al Parlamento sus tesis y busque apoyos parlamentarios allí.

Este mensaje del Ejecutivo de Mariano Rajoy al Gobierno se produce tres días antes de que Puigdemont desembarque en Madrid para pronunciar una conferencia en una sala del Ayuntamiento a favor del referéndum en Cataluña, en la que estará acompañado por su vicepresidente, Oriol Junqueras, y el consejero de Exteriores, Raül Romeva. Sáenz de Santamaría recalca que “el cauce” por el que Puigdemont debe llevar sus pretensiones para que se autorice un referéndum es el Parlamento, no una sala municipal. Para ello, el dirigente catalán deberá lograr una reforma constitucional y si así lo deciden las Cortes y los ciudadanos, dijo, se podrá llevar a cabo el referéndum. “El Reglamento del Congreso establece mecanismos para que esa propuesta que afecta a la propia estructura del Estado sea conocida y debatida por las Cortes, tiene claros precedentes”, añade la vicepresidenta, en referencia al debate sobre el denominado “Plan Ibarretxe” que planteó el Gobierno vasco y rechazó la Cámara Baja en 2005.

Aparte del antecedente de Ibarretxe, fuentes de Moncloa recuerdan que el propio Mariano Rajoy ya trasladó en septiembre de 2012 al entonces presidente de la Generalitat, Artur Mas, que era el Congreso el lugar al que debía llevar sus reivindicaciones, ante sus pretensiones en aquel momento exigiendo al Gobierno un pacto fiscal para Cataluña. Después de que el Consejo de Ministros analice en un informe las “exigencias” del presidente de la Generalitat para “negociar la convocatoria de un referéndum” de Cataluña, Mariano Rajoy, abrió el debate sobre esta cuestión.