Actualizado
miércoles, 22 noviembre 2017
20:13
h
URGENTE

Marea independentista en Cataluña

Centenares de miles de personas llenan el centro de la ciudad barcelonesa
Ver comentarios
|
12/09/2017
  • DIADA. Músicos, castellers y gigantes amenizan la espera en distintos puntos de la cruz independentista que se conformó.
    DIADA. Músicos, castellers y gigantes amenizan la espera en distintos puntos de la cruz independentista que se conformó.

Centenares de miles de personas llenaron el Paseo de Gracia y la calle Aragón de Barcelona ayer 11 de septiembre, Diada de Cataluña, en la manifestación independentista organizada por la ANC, con el apoyo de Òmnium y de la AMI, que se vio marcada por la convocatoria del referéndum del 1 de octubre, sobre el que los manifestantes expresaron su intención de participar: “Votaremos”, entonaron en varias ocasiones.

La concentración, prevista para las 17:00 horas, comenzó a reunir gente desde antes de las 16:00 con personas que buscaban la sombra en los edificios y árboles de ambas vías, aunque la “performance” que tenía que ofrecer un efecto óptico a quienes la seguían desde el aire o los medios de comunicación no estaba prevista hasta las 17:14 y se alargó hasta casi las 18:00 horas. Músicos, castellers y gigantes amenizaron la espera en distintos puntos de la cruz independentista que se conformó en el Eixample, que fue dividido en distintos tramos por la organización en los que los manifestantes acudían en función de su comarca de origen. A la espera se sumaron vendedores ambulantes que ofrecían atavíos independentistas, sobre todo pequeñas banderas de plástico, pero también bebidas para afrontar el calor bajo el sol de septiembre; otros, sin embargo, venían preparados de casa con todo tipo de refrigerios en previsión de la temperatura. Es el caso de un grupo de jóvenes que, en el tramo 101, servían bebidas desde un barril: “Lo hacemos todos los años y este es el último porque el que viene vendremos a celebrar que ya somos independientes”, relató uno de ellos.

La ANC pretendía que los manifestantes llegaran vestidos con ropa de calle y que, al paso de unas grandes lonas por su cabeza, se cambiaran la camiseta por la que diseñaron este año, de color amarillo chillón, para que se produjera un efecto a ojos del espectador. Sin embargo algunos de los manifestantes no tenían muy claro lo que debían hacer y muchos han vestido el atuendo “oficial” durante toda la tarde. Otros aprovecharon ropa que ya tenían de ese color, especialmente camisetas de equipos deportivos locales pero también petos y chalecos reflectantes con el fin de ahorrarse los 15 euros de la equipación de la ANC, que incluye camiseta, bolsa y una vano. La protesta de este 2017 se percibió como menos ruidosa que en ediciones anteriores, puesto que escasearon los cánticos más allá del tradicional “independencia” y de proclamas asegurando que en el 1 de octubre se votará.

Así lo percibieron varios participantes consultados por Europa Press que coincidieron en asegurar que la gente estaba muy preocupada por el desarrollo de la “performance” y que se limitaba a hablar con sus conocidos y momentáneos compañeros de reivindicación callejera, aunque el espíritu festivo y familiar no decayó desde el inicio. Tampoco se percibieron demasiadas pancartas con mensajes y la gran mayoría de personas portaban banderas “esteladas”, si bien se pudieron ver carteles exigiendo poder votar en el referéndum para el próximo 1 de octubre y apelando al Gobierno, con mensajes como “Rajoy, me voy” o “Soraya Santamaría, Madre de Dios, ruega por nosotros”.

Turull: “Esto no lo para nadie”

Govern. El portavoz del Govern, Jordi Turull, aseguró ayer que no hay oferta, juicio ni actuación del Gobierno central que logre frenar el referéndum del 1-O: “Da igual la reacción del Estado porque esto no lo para nadie”. En declaraciones en la manifestación y preguntado por una hipotética oferta del Estado que paralizara el referéndum, Turull respondió que “la gente se ha ganado el derecho a votar ‘Sí’ o ‘No’ a la independencia”.

bORRELL: “NO ES REPRESENTATIVA”

PSOE. El ex ministro socialista José Borrell reitera que el referéndum del 1 de octubre no se va a llevar a cabo en Cataluña y ha lamentado que la Diada se haya convertido en una “manifestación pro-independentista”. Borrel se expresó así en el marco de la presentación en Palencia de sus libros ‘Los idus de octubre’ y ‘Escucha Cataluña. Escucha España: cuatro voces a favor del entendimiento y contra la secesión de su comunidad.

El gobierno: Menos público

reacción. El Gobierno de Mariano Rajoy subrayó que la manifestación independentista de la Diada es la menos numerosa de los últimos años, y ha recalcado que la sociedad catalana está representada “de verdad y legítimamente” en el Parlamento y no en la calle. El acto con motivo de la Diada ha reunido en Barcelona a miles de personas --desde un millón según la Guardia Urbana hasta 350.000 congregados según Delegación.

Puigdemont: “No tengo miedo”

Generalitat. El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, afirmó ayer que no teme que le detengan antes del referéndum: “No tengo miedo porque esto no se va a producir”. Lo dijo al preguntársele si esto puede pasar en los días previos al 1-O, durante una rueda de prensa. Recordó su compromiso de convocar elecciones “inmediatamente” si gana el “no” en el referéndum, y si gana el “sí” entrará en vigor la ley de transitoriedad.

Rovira: “Nuestra fecha es el 1-o”

JxSí. La portavoz de JxSí en el Parlament, Marta Rovira, rechazó ayer la posibilidad de posponer el referéndum independentista si el Gobierno hace una oferta: “Nuestra fecha es el 1 de octubre”. “Siempre hemos estado abiertos al diálogo pero tenemos una fecha y no podemos esperar más”, añadió la portavoz del Parlament en declaraciones a los medios en la manifestación independentista de ayer en la ciudad barcelonesa.