Actualizado
lunes, 24 septiembre 2018
20:54
h
URGENTE

La demanda contra Llarena parte de un testimonio falso

La denuncia de Puigdemont parte de unas declaraciones falseadas
Ver comentarios
|
29/08/2018
  • COMPARECENCIA. El juez Pablo Llarena.
    COMPARECENCIA. El juez Pablo Llarena.

La demanda civil que el expresidente de la Generalitat Catalana Carles Puigdemont y sus consellers fugados a Bélgica interpusieron en aquel país contra el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, gira en torno a unas declaraciones del magistrado que se falsearon en la traducción.

Según avanzaron ayer El Mundo y El Confidencial, Llarena nunca dijo ante los medios de comunicación que los investigados por el procés fuesen culpables, una supuesta afirmación que motiva la demanda por un delito contra el honor y la reputación impuesta en un juzgado de Bruselas por Carles Puigdemont y el resto de políticos independentistas huidos allí.

El problema estaría, de acuerdo a ambos medios, en la traducción al francés de las citadas declaraciones, pues mientras Llarena habló ante la prensa sobre los delitos que está investigando utilizando el condicional, en el texto francés que los abogados de los consellers la comisión de esos delitos se da por sentada. Se cambia así, el sentido de sus palabras.

“No es el caso que estamos llevando ahora en el Tribunal Supremo, se trata de comportamientos que aparecen recogidos en nuestro Código Penal y que, con independencia de cual haya podido ser la motivación que les haya llevado a las personas a cometerlos, si es que esto ha sido así, pues tienen que ser investigados”, dijo Llarena a la prensa al término de un curso en Oviedo en el que participó.

Sin embargo, la afirmación que recoge la denuncia es “peu importe ce qui peut avoir été la motivation qui a conduit a des personnes à les commettre, et oui c’est ce qui s’est produit, il faut faire une enquête”, es decir: “Con independencia de cual haya sido la motivación que les haya llevado a cometerlos, como en efecto sucedió, tienen que ser investigados”, tal y como recogió El Confidencial.

La alteración fue puesta al descubierto por un profesor de francés hispanohablante que alertó en redes sociales de la disonancia entre las declaraciones reales, grabadas en vídeo, y las recogidas más tarde en la demanda civil.

La defensa del expresidente de Cataluña Carles Puigdemont tendrá que esperar hasta el próximo 4 de septiembre, cuando se celebre la vista por la demanda civil presentada contra el magistrado Pablo Llarena en Bruselas, para corregir el error en la traducción al francés de las declaraciones en un acto privado del instructor del “procés” que motivaron dicha demanda, según informaron a Europa Press diversas fuentes jurídicas.

“Es demasiado tarde para corregir el texto, la citación ya ha sido notificada”, explicaron a Europa Press las fuentes consultadas, por lo que le corresponderá al juez decidir, “cuando sea informado”, sobre las consecuencias, si las hubiera, de haber presentado unas declaraciones mal traducidas.

El PP exige la dimisión de la ministra de Justicia

El PP exigió ayer la dimisión de la ministra de Justicia, o su cese por el presidente del Gobierno, por su “inacción” en la defensa del juez del Tribunal Supremo Llarena tras ser denunciado en Bélgica por Puigdemont y otros políticos catalanes fugados. Reclaman al Ejecutivo que ofrezca disculpas públicas al magistrado.

Los portavoces del Grupo Popular en el Congreso y en el Senado, anunciaron una interpelación a la ministra sobre este asunto, tras la cual presentarán una moción para reprobar a la titular de Justicia si aún sigue en su puesto.

La agredida presenta denuncia ante la Policía

La mujer agredida el sábado en el Parc de la Ciutadella presentó una denuncia ante la Policía Nacional por un presunto delito de odio y otro de lesiones, informó fuentes policiales consultadas por Europa Press.

La mujer, española de origen ruso y casada con un militante de Ciudadanos, presentó la denuncia ayer martes y en ella asegura que fue agredida con motivo de estar retirando en el espacio público lazos amarillos, que simbolizan para los independentistas la solidaridad con los presos soberanistas. La denuncia está acompañada del parte médico.