Actualizado
jueves, 23 mayo 2019
23:23
h
URGENTE

El Gobierno anuncia la fecha del traslado de los restos de Franco

Llevará a cabo la exhumación y posterior inhumación sin convocatoria pública
Ver comentarios
|
16/03/2019
  • LUGAR. El cementerio de El Pardo es el sitio al que el Gobierno quiere trasladar los restos de Franco.
    LUGAR. El cementerio de El Pardo es el sitio al que el Gobierno quiere trasladar los restos de Franco.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, anunció que los restos del dictador Francisco Franco serán exhumados del Valle de los Caídos y trasladados al cementerio de El Pardo el próximo 10 de junio, siempre y cuando el Tribunal Supremo no lo suspenda antes como consecuencia del recurso presentado por la familia, al que ha presentado alegaciones la Abogacía del Estado.

Calvo hizo este anuncio en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, donde explicó que el proceso se llevará a cabo sin “comunicación ni convocatoria pública” y se adoptarán las medidas necesarias para evitar el uso de medios de captación y reproducción de imagen y sonido, ya que el fin es poder “preservar la intimidad” de la participación de la familia y “de los restos del dictador”. Pese a ello, el Ejecutivo sí que ha previsto la posibilidad de que la familia, “si quiere”, celebre una “íntima” ceremonia en el lugar de la reinhumación acorde a sus preferencias religiosas, resaltando que sólo será “para los familiares”.

La vicepresidenta justificó que, con esta decisión, el Gobierno concluye el proceso abierto para el traslado de los restos del dictador que contempla la Ley de Memoria Histórica, insistiendo en varias ocasiones de que el Ejecutivo ejerce sus competencias con independencia de las decisiones que adopten otros órganos, en referencia al Tribunal Supremo.

Con ello, la fecha elegida fue el 10 de junio y los restos serán enterrados de nuevo en el panteón de Mingorrubio, de titularidad estatal, ubicado en el cementerio de El Pardo (Madrid); donde además están ya enterrados los de la mujer del dictador, Carmen Polo.

El objetivo ha sido separar la exhumación de las elecciones del 28 de abril y del 26 de mayo y “garantizar así el transcurso de un tiempo suficiente para salvaguardar el derecho constitucional a la tutela judicial efectiva de los interesados”. “Ello sin perjuicio de que dicha fecha pueda ser pospuesta si el Tribunal Supremo suspendiera y/o anulara el acuerdo, en el seno del procedimiento contencioso en curso”, aclaró el Gobierno. La vicepresidenta explicó que la decisión tampoco depende del resultado de las elecciones generales de abril ya que, si entonces hubiera un Gobierno diferente que quisiera revocar la exhumación, tendría que modificar la ley.