Actualizado
martes, 25 septiembre 2018
20:40
h
URGENTE

Agentes de la Policía Nacional han detenido a 43 personas como miembros de las dos mayores organizaciones criminales en la región dedicadas al robo de vehículos para su posterior despiece, enmarcadas dentro de la operación Wagen, puesta en marcha por la Jefatura Superior de Policía de Madrid para coordinar acciones de prevención e investigación de robos de vehículos, así como la identificación y detención de sus autores.

Según han informado esta mañana en rueda de prensa el comisario jefe de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional de Madrid, Tomás González de la Oliva, y otros mandos policiales, se han desmantelado totalmente las dos organizaciones criminales más importantes dedicadas al tráfico ilícito de vehículos que operaban en la Comunidad de Madrid, una de carácter internacional con vínculos en diferentes países de Europa y la otra de carácter nacional asentada en la Cañada Real. Se han esclarecido 140 hechos delictivos.

De la banda internacional la Policía ha detenido a 13 detenciones: 9 polacos, dos rumanos y dos españoles. Tres ingresaron en principio en prisión pero ya están en libertad, a pesar de contar entre todos con más de cien antecedentes policiales, según fuentes policiales consultadas por Europa Press.

La investigación de la operación comenzó en mayo en Fuenlabrada y Humanes. Su ‘modus operandi’ consistía en detectar coches de mediana o alta gama y luego en la tarde noche los robabas por diferentes mecanismo. Con una ‘lanzadera’ los trasladaban a otra localidad para ‘enfriarlos’, es decir, para comprobar si tenían dispositivos GPS y si eran retirados por la Policía. Si no era así, en unos días los recuperaban trasladándolos a unas naves, donde los despiezaban en un corto plazo de tiempo.

Si lograban que el motor funcionase, los sacaban de España por carretera, y si no los metían en camiones para así despistar a las cámaras de seguridad de las carreteras. El resto de piezas que no les servían las vendían en desguaces o eran trasladadas a mercados de segunda mano de ciudades cercanas a Varsovia (Polonia) o en Portugal.

Entre el material intervenido en los 11 registros en viviendas y tres naves en Fuenlabrada, Humanes y Valdemoro, realizados al grupo de carácter internacional, destaca la intervención de una máquina troqueladora para fabricar matrículas, valorada en más de 20.000 euros, lo que da una idea del gran capital económico con que contaban.

También se han recuperado 11 vehículos robados, seis furgonetas y varios vehículos, así como intervenido numerosos efectos para arrancar los mismos: 85 centralitas de arranque, cinco unidades de diagnosis y 45 transpondedores para manipular mandos de apertura de coches y llaves. También 100 baterías en cada una de las naves, más de 70 lunas, parabrisas, 12 airbags, bombines, sacacorchos y centro de diagnosis de coches.

La banda tenía ramificaciones internacionales, por lo que la Policía está manteniendo contactos con Europol a través de las autoridades polacas. Se está investigando también un presunto delito de blanqueo de capitales, ya que utilizaban testaferros para hacerse con el dinero fruto de los robos. OPERACIÓN MECANO

La otra organización, por su parte, utilizaba varias parcelas del sector VI de la Cañada Real como talleres clandestinos y almacenes de piezas. En esta operación de carácter nacional, llamada ‘Mecano’, han sido detenidas una treintena de personas, entre ellas Rafael García Fernández, alias ‘El Rafita’, condenado por violar y asesinar a Sandra Palo en 2003 cuando él era menor de edad.

Junto a él han sido detenidos varios hermanos y otros miembros de un clan familiar de mercheros de la Cañada Real, entre los que había ‘patriarcas’ de casi 80 años, también arrestados. Cuatro de ellos ya están en prisión. Todos tienen antecedentes por delitos contra el patrimonio, algunos hasta 40.

La investigación comenzó en junio del año pasado. Tuvo como origen la aparición de un gran número de vehículos calcinados situados en el sector VI de la antigua vía pecuaria, donde la banda criminal tenía su centro logístico. La fase de explotación de la operación terminó el 13 de febrero, en la Cañada, donde se produjo al mayoría de las detenciones en la zona madrileña cercana pedanía getafense de Pedales del Río. El Ayuntamiento de Madrid ha derribado 5 inmuebles utilizados para los actos delictivos.

El jefe de Seguridad Ciudadana ha subrayado su “alta profesionalidad y capacidad delictiva”. “Estaban coordinados y tenían una alta capacidad de trabajo. Despiezaban en dos horas un vehículo para que en un corto periodo de tiempo acabaran en el desguace. Funcionaban como una gran empresa, porque adaptaban sus redes en función de la necesidad de la organización”, ha añadido.