Actualizado
miércoles, 26 septiembre 2018
12:54
h
URGENTE

La Dirección Territorial del Instituto de Gestión Sanitaria en Melilla (Ingesa), dependiente del Ministerio de Sanidad, ha abierto una investigación por el fallecimiento de una mujer de 35 años de edad tras dar a luz en el Hospital Comarcal mediante cesárea.

Según han informado a Europa Press fuentes del organismo sanitario, la investigación se realiza cada vez que hay un fallecimiento de este tipo, como ocurrió a mediados de mayo de 2017 cuando otra mujer de 34 años de edad y su bebé de seis meses y medio (24/25 semanas) fallecieran horas después de que fuera dada de alta en el Hospital Comarcal.

La Dirección del Ingesa ha lamentado profundamente la muerte de la parturiente pero ha evitado dar detalles del caso al estar en manos de la justicia, después de que el marido de la fallecida haya decidido recurrir a los tribunales para denunciar la muerte al entender que se ha podido producir una negligencia.

Según recoge el diario El Faro de Melilla, este último fallecimiento se produjo el pasado sábado cuando la mujer iba a dar a luz a su segundo hijo después de nueve meses de gestación y el parto se complicó, lo que conllevó que fuera trasladada al quirófano para practicarle una cesárea, si bien durante la madrugada del sábado al domingo tuvo que ser intervenida para extirparle el útero porque no paraba de sangrar. No obstante, “no mejoró tras esta operación y finalmente murió el domingo a las 7,30 horas”, han señalado.

El citado medio ha informado de que el marido ha presentado este lunes la denuncia en los juzgados de guardia de la ciudad contra el hospital “por los delitos de homicidio imprudente” y “mala praxis” y ha pedido al juzgado que dicte una autopsia por parte de un forense “independiente” a los especialistas del Hospital Comarcal porque “no confían en la imparcialidad de éstos”.

Por último, han indicado que el bebé presentaba un corte en la cara producido por un bisturí, algo que, a juicio del familiar, “es una muestra de que no se hicieron bien en el quirófano las intervenciones” a la parturiente finalmente fallecida.