Actualizado
martes, 18 septiembre 2018
12:59
h
URGENTE

Una España con muchas dudas en la primera fase

Hierro no apuesta por los cambios en un torneo en la que va de más a menos
|
27/06/2018

La selección española de fútbol cumplió con los pronósticos y se clasificó para los octavos de final del Mundial de Rusia, donde se medirá a la anfitriona este domingo, aunque las sensaciones que dejó en estos primeros partidos no fueron positivas, pese a un prometedor comienzo que se fue diluyendo. España no confirmó futbolísticamente las credenciales que le hacían llegar a la cita como uno de las candidatas y que ya se vieron alteradas de forma contundente tres días antes del debut. El martes 12 de junio, cerca de las 17.00 horas, el Real Madrid anunciaba de forma casi inesperada el fichaje del seleccionador Lopetegui como nuevo técnico madridista y apenas 24 horas después Luis Rubiales, presidente de la RFEF, decidía destituir al guipuzcoano.

Fernando Hierro, por entonces director deportivo y con poca experiencia en los banquillos, fue el elegido para calmar una tormenta donde el vestuario insistió en cerrar filas y que no tuvo un impacto negativo en el que se suponía encuentro más complicado de la fase de grupos. El viernes 15, en Sochi, España debutaba y las cosas no comenzaban bien con un penalti y gol de Cristiano Ronaldo a poco de iniciarse el encuentro. El combinado nacional logró asentarse y firmar los que fueron sus mejores minutos a nivel global, siendo capaz de recuperarse a este golpe y a un fallo de David de Gea antes del descanso para voltear el marcador con el doblete de Diego Costa y un gran gol de Nacho. Solo el “7” madridista, con un gran tanto de falta al borde del final del choque, evitó que la Roja se llevase unos tres puntos, aunque el logrado, después de todo lo sucedido, se consideró muy positivo y un buen inicio mientras que otras grandes favoritas no terminaban de arrancar. Pero ese esperanzador comienzo no tuvo continuidad. El segundo partido, ante la modesta Irán, se presentaba como una buena oportunidad, pero no dejó un gran juego, producto también del buen planteamiento ultradefensivo de un rival que atascó un fútbol poco fluido y solo claudicó con un tanto de rebote de Diego Costa. Con todo, el panorama para la jornada final del grupo era halagüeño y a los de Hierro les bastaba un empate ante una Marruecos eliminada para asegurar su cruce a octavos. La campeona del mundo de 2010 no aprovechó esa situación y un nuevo fallo atrás le lastró en otro partido donde, pese a comenzar bien, fue perdiendo fuelle poco a poco e incluso entró en el descuento perdiendo 1-2.

La selección nunca ha ganado a una anfitriona
idcon=13386248;order=12

La selección española de fútbol deberá sumar su primera victoria ante una anfitriona de un Mundial para seguir adelante en Rusia después de no haberlo conseguido en sus tres intentos anteriores, con especial mención a lo sucedido en 2002. España se plantaba en Corea del Sur y Japón bien posicionada para superar por fin el “muro” de los cuartos de final ya que se enfrentaba a un equipo coreano, teóricamente inferior pero que estaba brillando en su cita y que había dejado fuera en la ronda anterior a Italia, con cierta polémica. Pero el equipo entrenado por José Antonio Camacho tampoco pudo con una de las organizadoras. El combinado que dirigía el holandés Guus Hiddink supo aguantar y llegar a la tanda de penaltis donde el fallo de Joaquín fue decisivo en un partido también recordado por el arbitraje del egipcio Al-Ghandour. Antes de ese encuentro, los otros dos cruces con anfitrionas de la Copa del Mundo no fue favorable. En Brasil 1950, la “canarinha” goleó por 6-1 a España en la segunda fase, mientras que en el debut mundialista del combinado nacional, en Italia 1934, tampoco hubo demasiada suerte. Tras eliminar a Brasil en octavos, España empató a uno contra la “Azzurra”, pero terminó cayendo por 1-0 en el desempate por culpa de un gol de Giusseppe Meazza en dos encuentros marcados por la excesiva dureza italiana y la actuación arbitral. Este domingo, la selección española se verá las caras con la Rusia de un Cheryshev coronado como héroe nacional que ha realizado una buena primera ronda, pero que no pudo con una fuerte Uruguay.