Actualizado
miércoles, 19 septiembre 2018
21:24
h
URGENTE

Un “lagarto” blanco en la élite

Javier Moyano debuta en Primera División, a los 32 años, con un empate del Real Valladolid en Girona (0-0)
  • Javi Moyano celebra con su familia el ascenso a Primera División tras eliminar al Numancia.
    Javi Moyano celebra con su familia el ascenso a Primera División tras eliminar al Numancia.

La espera mereció pena y resultó emocionante. Javier Moyano Lujano (Jaén, 23 de febrero de 1986) debutó como jugador en Primera División con el Real Valladolid en el partido jugado en el campo del Girona, un estreno que terminó con empate a cero en el compromiso oficial número 99 con la camiseta pucelana. En la memoria queda un largo camino recorrido para llegar a la élite. Se forjó en los campos de tierra y vivió una época brillante de las categorías inferiores del Real Jaén, con Antonio Hervás o Higinio Vilches como entrenadores. Este último fue el técnico de un conjunto juvenil que resplandeció en la División de Honor y que luchó ante los poderosos Sevilla, Betis, Málaga o Córdoba. Moyano lideró una generación de futbolistas en los que estaban Mendoza, Ruano, Miguelín, Mutiu, Pi o Carlos Ortega, entre otros. Las buenas maneras exhibidas resultaron determinantes para llegar al primer equipo, con el que debutó en la campaña 2004/2005 de la mano de José Jesús Aybar. Ahí empezó una carrera firme con los blancos, solo interrumpida en la campaña 2006/2007 con una cesión al Lanzarote. Su sueño era llegar con el Real Jaén a la élite del balompié y estuvo a un paso de lograrlo en la temporada 2008/2009. No fue titular indiscutible, pero jugó 1.750 minutos repartidos en 38 partidos, 15 como titular, pero la derrota contra el Villarreal B (1-2) fue un duro golpe que mantuvo a los blancos en la Segunda B. Moyano es un “lagarto” fiel que estuvo un más vestido de blanco. Con Álvaro Cervera se convirtió en el amo del lateral derecho con 40 encuentros y 3.504 minutos jugados, con un play off perdido contra el FC Barcelona B de Luis Enrique, Sergi Gómez, Marc Bartra, Sergi Roberto, Nolito, Jonathan Soriano y Thiago. El canterano dejó el club de sus amores con el objetivo de comenzar una buena etapa. En la UD Melilla demostró que se le había quedado pequeña la Segunda B y de ahí pasó al Tenerife, sumido en el pozo de esta categoría y con el que subió en la Liga 2012/2013, al igual que el Real Jaén. En el equipo de la isla, donde fue llamado por Cervera, dejó un poso de profesionalidad y calidad en una etapa de tres temporadas, en las que disputó 120 encuentros. La última parada, hasta el momento, de Moyano es el Valladolid, un club con el que se consolidó en la Liga Adelante y con el que dio el salto a la máxima categoría después de superar en el play off de ascenso al Numancia de Soria del también jiennense Manu del Moral, con el que coincidió en filas del club pucelano en el ejercicio 2015/2016. El principal sueño de Moyano es lograr la permanencia en la élite, máximo cuando es el capitán del conjunto que entrena el catalán Sergio González.