Actualizado
sábado, 17 noviembre 2018
17:18
h
URGENTE

Regreso de un gran campeón

José Javier Olea gana un oro y una plata en el Mundial después de sufrir un cáncer de testículos
  • ÉXITO. José Javier Olea posa con una de las dos medallas conseguidas.
    ÉXITO. José Javier Olea posa con una de las dos medallas conseguidas.

Su entereza y el apoyo de su familia, amigos y compañeros de trabajo y del mundo del atletismo resultaron fundamentales para volver a la competición. José Javier Olea Gómez vivió momentos duros cuando se le diagnóstico un cáncer de testículos, pero nunca desfalleció y se marcó el reto de volver a participar en carreras populares por el territorio provincial, regional y nacional. El bailenense, cuya profesión es la de policía local en la Costa Tropical de Granada, vivió el final del túnel con paciencia, esfuerzo y ayuda. Su hoja de ruta no fue fácil, pero su recuperación es una realidad con unos excelentes resultados en las pruebas. El último precedente resultó extraordinario con el título por equipos y el subcampeonato mundial de campo a través en Daegu (Corea del Sur). El fondista demostró su gran momento de forma con un segundo puesto en la carrera de veteranos en el segmento de edad de 40 a 44 años, con una marca de 27 minutos en los 8.000 metros de recorrido, treinta segundos más que Santiago de la Fuente, que consiguió la medalla de oro.

El podio fue netamente español al conquistar la tercera posición Ulises Ávila con un registro de 27 minutos y 20 segundos. El dominio de la selección le permitió ganar el campeonato por delante de Corea del Sur. “Vivo en una nube por destacar en el Mundial de veteranos, porque el trabajo realizado me ha permitido superar una enfermedad y volver a correr, que es mi verdadera pasión”, dijo Olea, que esta campaña milita en el Club Maracena de Granada. El bailenense vive una experiencia maravillosa en Daegu. “El Mundial es un éxito de participación y compiten atletas de todas las edades, lo que demuestra la universalidad de nuestro deporte”, se emociona el atleta. Desea mantener esa misma línea de humildad que le ha permitido llegar al Mundial. “Disfruto de cada carrera en la que estoy presente. En la Carrera del Víboras, que se disputó hace unas semanas, ya estuve con los mejores y me clasifiqué en la cuarta posición”, destaca. Días después ofreció otro paso más al imponerse en la Carrera Pedestre de Maracena, que le sirvió de perfecto ensayo de preparación para acudir al Mundial. Allí compartió los galones con Esther Fernández (La Zubia), que resultó la triunfadora en la categoría femenina. Su paso por Daegu no ha terminado y quiere alcanzar el póquer de metales en la distancia de los 3.000 metros y en la media maratón. Las dos distancias las domina de forma perfecta al acreditar experiencia de otras temporadas, aunque participar en el Mundial ya colma sus ilusiones por la situación vivida.