Actualizado
viernes, 17 noviembre 2017
20:07
h
URGENTE

La apuesta del Mureño

Cuenta esta temporada con un equipo benjamín y alevín en los torneos de la Federación Jiennense
Ver comentarios
  • FOTO DE FAMILIA. Los jugadores de los equipos benjamín y alevín y el cuadro técnico del Mureño posan en el campo de tierra
    FOTO DE FAMILIA. Los jugadores de los equipos benjamín y alevín y el cuadro técnico del Mureño posan en el campo de tierra

La ilusión por jugar no tiene límites y a los futbolistas les da lo mismo no disponer de un campo de césped artificial de última generación para practicar su actividad favorita. El Mureño es un club humilde de una entidad local que pertenece a Alcalá la Real. Sus dirigentes no se rinden y mantienen su ilusión intacta, porque su reto es disponer de una instalación que sustituya al terreno de juego. Esa es la meta que se marca Rafael Laguardia, el presidente del club. “No perdemos la esperanza de algún día tener un campo de hierba artificial y para eso trabajamos en el club, pero mientras nos conformamos con lo que tenemos y participamos en las competiciones de la Federación Jiennense de Fútbol”, destaca su máximo responsable. El Mureño dispone esta campaña de dos conjuntos en los torneos provinciales de la Cuarta Andaluza benjamín y alevín. Entre los dos colectivos aglutinan 22 futbolistas, algunos de ellos procedentes de Alcalá la Real. “Somos un club modesto y con ganas de progresar en el futuro. Los dos equipos buscan crecer en dos Ligas difíciles y con clubes con un importante potencial e historia en la provincia”, asegura Rafael Laguardia. ¿A qué equipos se enfrenta el Mureño? Sus rivales en el torneo son el Alcalá Enjoy, el Veteranos de Alcaudete, el Tuccitana, el Atlético Jaén, el Ciudad de Torredonjimeno y el Hispania de Torredelcampo, colectivos plenamente consolidados en sus municipios y con conjuntos en todas las categorías del territorio provincial. Juan Moreno y Raúl Córdoba dirigen al representante alevín y Manuel Mesa, al benjamín. “Estamos encantados con la labor que realizan los técnicos y para nosotros son un importante apoyo para las promesas”, elogia Rafael Laguardia, que anuncia que para 2018 el Mureño contará con un equipo en la categoría infantil. “Es la idea y daremos el paso con los futbolistas que den el salto de alevines”, comenta. La entidad hizo el acto oficial de presentación del proyecto en el campo de tierra. Los jugadores respondieron y acudieron de forma masiva al cónclave. El objetivo es fomentar el deporte a través del fútbol, pero sin dejar a un lado la convivencia y los valores educativos. La colaboración de las familias resulta fundamental para seguir adelante, porque el Mureño es un colectivo modesto y con recursos limitados. Esa humildad le hace aún más grande.