Actualizado
domingo, 04 diciembre 2016
23:07
h
URGENTE

Infierno en los vestuarios del equipo almeriense CD Oriente

Los juveniles del Torredonjimeno recibieron una tumultuosa agresión
Ver comentarios
  • agresión. Uno de los juveniles del UDC Torredonjimeno muestra las señales de los golpes recibidos.
    agresión. Uno de los juveniles del UDC Torredonjimeno muestra las señales de los golpes recibidos.

Un gol en el minuto 93, que dio el empate a cuatro a los juveniles de la Unión Deportiva Ciudad de Torredonjimeno (UDCT), ante el CD Oriente, fue el detonante de la situación “tercermundista”, según el presidente de la entidad toxiriana, Manuel Anguita, que los chavales del equipo vivieron en tierras almerienses este domingo, tras el partido correspondiente a la octava jornada del grupo 13 de la Liga nacional.

Patadas, golpes con los tacos de las botas, puñetazos, rodillazos y un sinfín de agresiones “brutales”, añade Anguita, dejaron un parte de ocho lesiones, aunque lo que más preocupa por parte del club es el aspecto psicológico: “Lo que más duele son los golpes en el alma”, subrayó.

Los hechos comenzaron con las protestas al árbitro, Francisco José Fernández Cintas, por parte del equipo almeriense CD Oriente tras el empate, ante lo cual el colegiado decidió dar por terminado el encuentro.

Él mismo, junto a sus asistentes, permaneció en el terreno de juego “puesto que nuestra integridad física corría peligro”, según se apunta en el acta.

Una vez que los jugadores del Torredonjimeno enfilaron los vestuarios, instados por su entrenador y delegado, Manuel Molina, a que no respondieran a las provocaciones, comenzaron a ser empujados “por unos 10 aficionados, unidos a jugadores que no logramos identificar del CD Oriente debido al tumulto y a que no portaban camisetas con su dorsal”, reza el acta. Fue ya, cuando se encontraban en el pasillo, antes de llegar a los vestuarios cuando comenzaron las agresiones por “entre treinta y cuarenta personas”, apunta el presidente del UDCT, lejos de la mirada del árbitro, por lo que Manuel Anguita considera que actuaron “con una estrategia marcada”. La desesperación llevó a varios jugadores a escapar saltando un muro de unos 3 metros de altura que separaba los vestuarios de las gradas: “Llevo muchos años en el fútbol y es la primera vez que pasé miedo en un campo”, asegura Molina.

Por todo ello, Anguita manifiesta que se agotará la vía federativa, a través de la cual el club pedirá la máxima sanción al CD Oriente, dado también que desde la directiva almeriense se desentendieron de los hechos —“Nos dejaron abandonados como animales”, dice el presidente—, pero también, apunta, no se descarta emprender acciones judiciales, si fuera necesario. El UDC Torredonjimeno hizo historia la pasada temporada, con una brillante campaña en la que se proclamó campeón de la Segunda Andaluza de Jaén y lograr el ascenso a la Liga Nacional Juvenil.