Actualizado
miércoles, 22 noviembre 2017
20:13
h
URGENTE

Embajador en tierras suecas

El palista Carlos Caballero ficha por el Falkenberg y vive su primera experiencia en un club extranjero
Ver comentarios
|
13/09/2017
  • EXPERIENCIA. Carlos Caballero posa con la camiseta del Falkenberg.
    EXPERIENCIA. Carlos Caballero posa con la camiseta del Falkenberg.

Falkenberg es un municipio sueco de apenas 20.000 habitante que se caracteriza por su tranquilidad, por la amabilidad de sus gentes y por estar cerca de la frontera con Dinamarca. Se encuentra a 485 kilómetros de Estocolmo, la capital, a la que se llega bien en tren o en coche, con un desplazamiento aproximado de cuatro horas. Su equipo de tenis de mesa milita en la máxima categoría y tiene como objetivo crecer en la Primera División. En su plantilla milita un jugador forjado en el Real CTM Linares. Carlos Caballero Cuéllar tiene 20 años recién cumplidos y una ilusión por seguir creciendo. Estudia a distancia la carrera de Periodismo y se esfuerza en los entrenamientos para entrar en los planes del cuadro técnico del Falkenberg. Caballero tiene como compañeros al granadino Rafael Casares y al madrileño Guilllermo Martínez, hecho que ha sido determinante para no tener problemas de adaptación a una nueva ciudad y cultura. El acento exótico en el colectivo lo pone el tailandés Tanviriyavechakul Padasak, un palista con una buenas condiciones y que se caracteriza por su calidad.

El quinto jugador es el local Alexander Franzen, el referente de la cantera de este club. Caballero empieza la cuenta atrás para empezar la Liga en Suecia. “Estoy ilusionado y busco aprovechar esta oportunidad, aunque tenemos un buen equipo con deportistas que también desean brillar. El tenis de mesa tiene una cosa buena y te permite jugar con el equipo filial si no te convocan para el conjunto de máxima categoría, por lo que no pierdes la forma”, destaca el jugador.

Caballero es ambicioso y cree que pasa por un buen estado de forma. “Estoy entrenando bien y el futuro es esperanzador para disputar el máximo de partidos en la máxima categoría sueca”, asegura. El tenis de mesa cuenta con una peculiaridad que le distingue de otros deportes y es que permite a los deportistas contar con una ficha en otro país. Caballero reside en Suecia, pero anuncia que también militará en el San Sebastián de los Reyes de Madrid, colectivo también de la Primera División española. “La intención es viajar una vez al mes para jugar y lo más probable es que dispute entre 10 y 12 partidos. Me apetece colaborar en el proyecto del San Sebastián, un club que me dio la oportunidad de debutar en la máxima categoría”, apunta. En el conjunto madrileño forman parte Tanviriyavechakul Padasak, su compañero en el Falkenberg, el ucraniano Denis Kalacheskyi, el sueco Gustaf Ericsson y el nacional Carlos Franco. Todos ellos desean consolidar al club madrileño en la élite del tenis de mesa nacional.