Actualizado
sábado, 26 mayo 2018
13:02
h
URGENTE

Una realidad poco visible

Antonio Checa presenta “El silencio de las aguas” en Letras Capitales
Ver comentarios
|
26/01/2018
  • POETAS. Antonio Checa Lechuga, con un ejemplar de su libro, conversa con Juan Manuel Molina Damiani.
    POETAS. Antonio Checa Lechuga, con un ejemplar de su libro, conversa con Juan Manuel Molina Damiani.

En “El silencio de las aguas”, el baezano Antonio Checa Lechuga se sumerge en el mundo de la narrativa histórica, desde una perspectiva diferente, ya que, como subraya el autor, “no se trata de una novela, sino de narrativa, que me permite expresar mejor mi voluntad”. Checa presentó su libro en la Biblioteca Provincial, dentro del ciclo Letras Capitales, que organiza en Centro Andaluz de las Letras. A su vez, a él lo presentó el poeta Juan Manuel Molina Damiani. Ambos han cultivado una buena amistad desde hace décadas.

Antonio Checa tiene publicados unos 16 libros de diferentes temáticas y contenidos. Él, más que escritor, se siente poeta, y muchas de sus obras giran sobre el mundo de la poesía y de otros autores. Previamente a la presentación del libro, el escritor comentó a Diario JAÉN que el apellido Checa recaló en Baeza en 1911, cuando la ocupación francesa. “Los primeros fueron dos hermanos, militares, procedentes de Checa, Guadalajara”. Lleva medio siglo escribiendo y hace varias décadas fue corresponsal de Diario JAÉN en Baeza.

LIbro. “A este libro lo he titulado ‘El silencio de las aguas’, en plural, por las connotaciones del río Guadalquivir y todo lo que acontece en ese mundo de sus aguas”. La trama arranca en los años 40 de la posguerra civil, “cuando muchos niños fueron engendrados para la vida y no para la cultura. Este libro refleja lo que aquella época representó para la mujer y la gran carga de trabajo y sacrificio que tuvo que llevar para sacar a la familia adelante”.

En el libro, Antonio Checa refleja a tantas personas que, desde que nacen, no tienen una oportunidad para acceder a la cultura y a la educación. Es, “la historia de personas que no tuvieron la oportunidad de decir que existían”. “En aquellos años, la familia era lo más importante que existía en la vida. El contacto con los vecinos era emocional”, dice el autor. Se trataba de una sociedad de posguerra, en la que la mujer aportaba su trabajo a la familia, en una sociedad que no la reconocía como tal, sino que consideraba que eso que hacía era su obligación. Donde no cotizaba a la Seguridad Social y después de una vida de duro trabajo, vivía la vejez de lo que pudiera dar de sí la paga de su marido. “Esta no es una historia concreta, pues no narra un hecho histórico determinado, pero sí tiene que ver con lo emocional de las personas. Nacer mujer en aquella sociedad suponía tener que casarse a los 16 años y dedicarse las 24 horas a la familia”. En el libro se respira Baeza, pero hay algún aspecto ambientado en el Puente del Obispo, un enclave, precisa Antonio Checa, en el que el fenómeno del maquis “se vivió a flor de piel”. “Los maquis fueron personas a las que se las ignoró de todo contenido social, que no habían ganado una guerra y que perdieron la vida por sus ideas”, subraya el autor.

Acercar la creación literaria

Letras Capitales es un programa del Centro Andaluz de las Letras, de la Consejería de Cultura, cuyo objetivo es acercar la creación literaria a los lectores. Este año, comenzó su programación con la presentación de “El silencio de las aguas”, que condensa todo el dolor y represión de la España de Franco, así como el devenir del desarrollo social, político, económico y cultural, entre miserias e injusticias.