Actualizado
sábado, 23 septiembre 2017
11:01
h
URGENTE

“La guitarra es mi sonrisa y mi lamento”

Juan Torres
Ver comentarios
|
16/02/2017
  • GUITARRISTA. El granadino Juan Torres Fajardo, Habichuela Nieto, anoche, en el Hotel Xauen, preparado para el concierto que ofrecerá esta tarde en La Económica.
    GUITARRISTA. El granadino Juan Torres Fajardo, Habichuela Nieto, anoche, en el Hotel Xauen, preparado para el concierto que ofrecerá esta tarde en La Económica.
Quinta generación de una de las familias con más historia del flamenco, “Habichuela Nieto” es uno de los grandes valores de la guitarra, como ya intuyó Enrique Morente. Premios como el Bordón Minero en 2011, con 23 años, lo reafirmaron. En la actualidad prepara su segundo disco y hoy ofrecerá un concierto en La Económica

—Acaba de actuar en Madrid y hoy llega a Jaén, ¿cómo ha empezado este 2017?

—La verdad es que estoy muy contento con todo el trabajo que estamos teniendo y estamos terminando también el nuevo disco, que si Dios quiere sacaremos en unos meses. Estoy encantado de estar en esta linda tierra, en la que ya he estado muchas veces y repito escenario porque el trato que recibí fue magnífico. Voy a dar todo el cariño y sensibilidad que pueda.

—Prepara el que será su segundo disco, ¿en qué está trabajando? ¿Con qué sorprenderá al público en esta ocasión?

—Es una nueva experiencia. Son muchas cosas las que quiero contar en este disco. Lo que he querido hacer más flamenco, mostrar lo que siento. Tengo varias sorpresas como mi tío Antonio (Carmona) tocando la percusión, a Los Makarines haciendo coros, a Rafael de Utrera. Es más tradicional, lo que era la guitarra de antes.

—Viniendo de la familia de la que procede, esa raíz flamenca tiene que salir sin más remedio.

—En casa es lo que siempre se ha divulgado, siempre se ha tenido una guitarra o se ha hecho un compás en la mesa; si no hubiera amarrao la guitarra no sé qué hubiera hecho. Este es mi método de expresión. Yo soy una persona muy callada a veces y la forma de contar mi historia es la guitarra, es mi sonrisa y el lamento que tenemos cada día. Me expreso mejor con la música que con la palabra.

—¿Mucha responsabilidad llevar este apellido?

—Sí. Cuanto más conciertos se van haciendo y más te mueves, la dificultad de respaldar este apellido, de hacer las cosas bien como las hizo mi abuelo, es mayor.

—Tuvo la suerte de acompañar a Enrique Morente cuando comenzaba. ¿Qué huella le dejó?

—Me enseñó mucho del acompañamiento al cante, del estudio, del día, pero, sobre todo, a quitarte miedos cuando comienzas. Su enseñanzas han sido fundamentales.

—¿Cómo ve la nueva generación de jóvenes flamencos?

—El flamenco es, sobre todo, alegría y si lo comienzas con la pena, ya estás acabado. Veo muchos compañeros que tienen esa alegría y facultades, por lo que esto no hace más que crecer.

—¿Cómo se presenta la agenda en los próximos meses?

—Tengo conciertos hasta junio, y cuando salga el disco, haremos presentaciones en Madrid y Barcelona y donde nos lleve el viento, donde nos dejen expresarnos. Hay ganas de contar lo que sentimos.

—¿Qué ha preparado para hoy?

—Será un acústico de guitarra tradicional y habrá rondeñas, soleares y tarantas. Haré también un recordatorio a la copla, desde Pena penita, cantado con la guitarra, y temas más conocidos como Volver.