Actualizado
domingo, 24 junio 2018
00:37
h
URGENTE

Una Cenicienta solidaria

Entradas agotadas en el Infanta Leonor para ver las dos funciones del musical
Ver comentarios

Cenicienta regresa para ayudar. La bella princesa y su zapato de cristal volvieron del mundo lejano de una manera especial hasta el Teatro Infanta Leonor y lo hicieron acompañados del príncipe, los ratones, nuevos y diferentes personajes y, también de la malvada madrastra y sus hijas que en esta ocasión, y a pesar de que, el papel fue el mismo que en el cuento, no fueron tan crueles, puesto que el motivo de su regreso fue benéfico. La adaptación del famoso cuento de Charles Perrault, que tantos corazones ha conquistado durante muchos años, se convirtió en un musical, en la capital, bajo el título Cenicienta y el zapatito de cristal, que agotó las entradas en las dos funciones que se ofrecieron, la primera a la una de la tarde y otra a las seis, cuyo beneficio irá destinado a varias organizaciones y asociaciones: la Asociación Pídeme la Luna, la Fundación Escuela y Familia, Fundación Redmadre Jaén, y Harambee España.

Música en directo y una interpretación muy original en la que aparecieron otros personajes como el narrador y la hada del bosque, que se paseó entre las butacas de los asistentes e hizo una entrada desde el público, transportaron a las distintas familias que se trasladaron hasta el teatro a un mundo de fantasía en el que los más pequeños disfrutaron de una de las princesas más queridas a la que pudieron poner cara y una gran voz a la vez que conmpartir con ella su conocida historia.

Fue la valentía de la princesa, que sin sus padres tuvo que enfrentarse a tres mujeres despiadadas que envidian su belleza y constancia, pero que finalmente consiguió librarse de ellas con la ayuda de sus inestimables amigos los ratones, que también estuvieron presentes, y que mantuvieron la atención del público asistente, que vivieron momentos de tensión y otros muchos muy divertidos. Además, el musical tiene una función educativa gracias al mensaje de amistad y respeto por la naturaleza que intenta proyectar a través de los dieciocho personajes que aparecen en escena a lo largo de la obra y que intentan dar un paso más allá.

Los encargados de poner en escena el musical fueron la compañía Jana Producciones, que hizo parada en la capital para repetir el éxito cosechado en su estreno en Santander y justo antes de representarlo en los escenarios de la capital madrileña. El objetivo de estos actores es ofrecer espectáculos con originales puestas en escena con modernas coreografías y música de estilos muy diferentes: rock, jazz-funky, baladas, tecno, hip-hop, dance o blues, algunos de ellos incluidos en esta función, con una puesta en escena sencilla. Tal fue la expectación que causó el espectáculo, que el director de proyectos de la Fundación Escuela y Familia, Manuel Quesada, se mostró muy agradecido por “la gran respuesta que ha tenido esta iniciativa solidaria que ha logrado el respaldo de espectadores no solo de Jaén sino llegados también de otros lugares de la provincia, de personas interesadas en colaborar con los proyectos que llevan a cabo estas organizaciones e instituciones de carácter social”, asegura.

Humor, magia, emoción y mucha música, con diez canciones originales de diversos estilos, interpretados por varios de los actores de la obra, hicieron vibrar a pequeños y mayores en un espectáculo que supone una explosión de sentimientos con la vista puesta en ayudar y colaborar con los que más lo necesitan y que deja una gran lección a pequeños y un mar de recuerdos a mayores.