Actualizado
jueves, 23 mayo 2019
01:51
h
URGENTE

Un certamen que rompe con todos los estereotipos

Una jiennese representará a la provincia en Miss Curvys International
  • FOTO DE FAMILIA. Las chicas seleccionadas en el casting de la capital.
    FOTO DE FAMILIA. Las chicas seleccionadas en el casting de la capital.

Sus medidas no son, seguramente, las que dictan los cánones de belleza de la sociedad, pero lo importante es que son las suyas. El certamen de belleza Miss Curvys busca potenciar y reconocer a estas mujeres para que se rompan los estereotipos y su autoestima suba. Eva Burgos, creadora de esta actividad y delegada nacional, lleva cuatro años buscando chicas para que formen parte anualmente de este concurso que, como insiste, es mucho más que un certamen sobre la belleza y en el que las competición no existe.

“Intentamos que se lo pasen bien y se unan. Son chicas que no van a competir, simplemente que van a disfrutar de un certamen de belleza en el que tratamos también de romper con estereotipos”, sostiene Burgos, sobre el concurso.

El proceso de casting por la provincia tuvo dos paradas. Por un lado, en Linares y, por el otro, en la capital. En total, catorce chicas han sido seleccionadas y pasarán estos meses formándose para que, finalmente, una de ellas sea la elegida y pase a representar a la provincia en la gala nacional que se celebrará el próximo 22 de noviembre.

Además, tal y como insiste Burgos, este certamen es una manera de intentar cambiar la moda y lograr ser escuchadas por la sociedad y que, por otra parte, estas chicas pierdan sus miedos y se hagan seguras de su cuerpo y su vida.

“Lo hacemos demostrando que las mujeres rellenitas no somos diferentes, somos iguales, simplemente que el tallaje es distinto. Soy una persona que de la noche a la mañana hizo esto y ya llevamos cuatro años. A raíz de un programa de televisión, que fue catastrófico porque se me discriminaba, decidí hacer un desfile que al final se convirtió en un certamen de belleza porque la satisfacción que tuve de ver a todas esas mujeres, su alegría fue reconfortante para mí”, reconoce Burgos.

No solo eso, también explica que le han llegado mensajes de agradecimiento de chicas que no se aceptaban o que no eran capaces de mirarse o vestir de ciertas maneras y ahora han superado esos miedos, motivo por el que espera que cada vez se sumen más chicas a la iniciativa. “Sé que las chicas que no han ido al casting van a estar ahí el año que viene o el siguiente porque van a ver que personas de su pueblo o de la provincia”, añade Burgos.