Actualizado
viernes, 21 septiembre 2018
21:36
h
URGENTE

Trazos para una reivindicación

La ubetense Isabel Ruiz ilustra una colección sobre grandes mujeres de la historia

Luchar para hacer un mundo más justo, igualitario y, en definitiva, mejor para las generaciones más jóvenes puede sonar a utopía. Pero son los pequeños gestos los que, sumados, hacen avanzar realidades. Más si es una madre la que afronta el reto. “Tengo una hija y un hijo y no me gustaban los modelos femeninos que nos presenta la televisión; quería poner a su alcance ejemplos más interesantes, abrirles el abanico de posibilidades”. Y con esta decisión nació Mujeres, la que ya es una colección de libros ilustrados que presentan algunas de las figuras femeninas más interesantes en los más diversos ámbitos de la historia. Su autora, la ubetense Isabel Ruiz Ruiz. En apenas un año, la primera entrega ya ha sido reeditada en tres ocasiones —4.000 ejemplares— y acaba de salir a la luz el segundo volumen, que sigue sus mismos pasos.

“Al principio no tenía muy claro quiénes iban a ser todas las protagonistas, pero, a medida que iba investigando, descubría más y más mujeres. De hecho, ya para el primer libro me fue muy difícil quedarme solo con 18. Había material para un segundo y hasta un tercero”, recuerda. Así no es raro que no tardara en tener listo para la imprenta Mujeres 2, que vio la luz a principios del mes de diciembre. “Habrá una tercera entrega, al menos, más. Ya después tendría que ver si siguen interesando”, confiesa. De hecho, ya tiene algunas ideas y bocetos para la nueva entrega, mientras sigue compatibilizando su trabajo en el mundo del cine, como directora de fotografía. En este campo, firmó Las maestras de la República, el documental dirigido por Pilar Pérez Solano que ganó un Goya en 2013.

“Seleccioné dieciocho mujeres para el primer volumen, de campos muy diferentes, como científicas, deportistas, pintoras, ... quería tocar todos los ámbitos para que todo el mundo pudiera encontrar un punto de conexión con ellas”, reconoce. Y la mejor forma que a esta ilustradora se le ocurrió para que los niños sintieran curiosidad por descubrir más de estas mujeres ejemplares fue crear imágenes atractivas: “En un principio quería hacerlo solo de ilustraciones, porque no soy historiadora ni escritora, pero sí que vi la necesidad de dar unas pinceladas de lo que había hecho cada una de estas mujeres para que sirviera como punto de partida”. Así cada ilustración va acompañada por una cita de su protagonista y una pequeña semblanza.

“En el primer libro algunas muy conocidas, como Virginia Woolf, Hipatía, Frida Kahlo y Clara Campoamor, figuras que conocemos todos más o menos que procuré unir a mujeres más desconocidas”, explica. Mujeres que, como detalla, consiguieron alzar su voz, enfrentarse a la sociedad y demostrar su valía pero que la sociedad patriarcal ha ido silenciando y ha borrado su huella de la historia oficial, la que llega la actualidad, la que se aprende en el colegio. Y como ejemplo pone Irena Sendler, enfermera polaca que salvó a 2.500 niños del gueto de Varsovia durante la Segunda Guerra Mundial. “Su historia debería ser super conocida, comparable a la de la lista de Schindler”, defiende. Otra es Hedy Lamarr: “La conocemos como una actriz pero pocos saben que fue una de las ingenieras precursoras del WiFI”.

Sus retratos, a témpera, están protagonizados por los colores fríos, el azul pero, especialmente, por miradas enormes y muy intensas: “Le pongo mucho acento a los ojos, son los que transmite. Para mí, la mirada es lo que nos enfrenta al mundo”.

“Quise encaminarlo al mundo infantil porque fue mi idea, mostrarles a ellos esta realidad, pero, cuando me puse a trabajar me di cuenta de que, hasta para mí, hay demasiadas mujeres desconocidas con mucho valor”, reconoce. Y el resultado es, de esta forma, un libro para cualquier edad, como destaca. “Para leerlo de forma autónoma, lo recomiendo a partir de los nueve, pero conozco a docentes que han trabajado en el aula con niños más pequeños Creo que es un libro para compartir en familia”, asegura.