Actualizado
domingo, 16 junio 2019
12:47
h
URGENTE

Regresa uno de los espacios de mayor interés dentro del Baezafest, que recupera la VI edición del Concurso de Jóvenes Intérpretes. Con el objetivo de comprometerse con la juventud, buscando dedicar un espacio al fomento y la promoción de las nuevas generaciones y los jóvenes, tal y como venía haciendo de manera constante la Asociación Musical Ciudad de Baeza durante cinco años.

Como viene siendo habitual, la VI edición de este concurso se dedica a jóvenes estudiantes de música procedentes de Andalucía o residentes en la Comunidad Autónoma y que comprendan una edad entre catorce y Veintidós años. El Auditorio de San Francisco abrió sus puertas durante la mañana de ayer para que el arte y la música se dieran cabida durante la semifinal de este certamen que pretende apoyar la cultura y el talento de los jóvenes. Un jurado profesional se encargó de valorar todas las actuaciones que durante cuatro horas llenaron el espacio de ilusión. Los nervios eran también una tónica dentro del auditorio, pero a lo largo del concurso fueron convirtiéndose en dosis de ilusión y esfuerzo para que los chicos disfrutasen con sus acutaciones dentro del escenario y demostrando su capacidad musical y lo que han aprendido a lo largo de estos años.

El jurado de esta edición estaba formado por Cecilio García Herrera, director del Baezafest, Rosell Cabrera Molina, especialista de viento madera y Francisco Jesús Ruiz Pérez, experto en viento metal. A su vez, ocho eran los semifinalistas que se dieron cita en esta jornada en que debían demostrar todo su talento para poder sorprender al jurado de una manera positiva. Dentro del concurso, compiten dos jóvenes de la categoría A, para chicos de 18 a 22 años, y, por otro lado, está la categoría B, con seis adolescentes de 14 a 17 años. Estos fueron los elegidos para enfrentarse en la semifinal. Tras la cita, esto no acaba aquí, ya que hoy tendrá lugar la final, del concurso a partir de las 19:00 horas. En este acto los chicos volverán a subir al escenario para demostrar todo su valor y talento con los instrumentos. El lugar de celebración vuelve a tener lugar dentro del mismo espacio escénico y la entrada es gratuita hasta completar el aforo del auditorio. Con esta final es mucho lo que se juegan estos jóvenes tras haber llegado hasta aquí. Ahora les toca demostrar más que nunca los motivos por los que se merecen obtener uno de los premios que entrega el jurado de este certamen. En concreto, serán cuatro galardones divididos en dos categorías: por un lado, la de los chicos de 14 a 17 años y, por la otra, la de los jóvenes de 18 a 22. Dentro de la categoría A, el primer premio es de un cheque con valor de 300 euros y un concierto como solista con la Banda Sinfónica Ciudad de Baeza o la Orquesta Sinfónica en la próxima temporada. El segundo galardón tiene un valor de 200 euros para el premiado.

En lo que respecta a la categoría B, el ganador recibe un premio de 200 euros y un concierto con piano dentro de festival de Baezafest 2020. A su vez, hay otra segunda recompensa con un valor de 100 euros. Con este concurso, el festival vuelve a potenciar la fortaleza de la música en los jóvenes.

La primavera y la lírica se dan cita dentro del Paraninfo bajo la batuta de la Asociación Diferarte
idcon=13977649;order=13

La música sigue siendo la absoluta protagonista en la ciudad y, en esta ocasión, lo hizo a través de la lírica. La Asociación Diferarte fue la encargada de dar luz al recital “Sonidos Primaverales en el Paraninfo”, en el que participaron la soprano Nieves Romero, los tenores Gabriel Blanco y José Antonio Moreno y Mikhail Studyonov, encargado de demostrar su magia a cargo del piano. En el concierto sonaron diversas canciones de Puccini, Verdi, Gastaldon o Moreno Torroja. El repertorio causó sensación dentro del Paraninfo en el que el público disfrutó con las voces y la música que se unieron de manera solemne a lo largo de toda la noche. Una celebración primaveral con la que los asistentes vivieron una velada muy especial dentro del espacio y de la mano de los tenores y la soprano de la actuación. Todos ellos tiene una amplia formación y trayectoria dentro del mundo de la música, desde que eran jóvenes a través de una formación en distintos conservatorios. Por ejemplo, en el caso de Nieves Herrero en la capital jiennense o el tenor José Antonio Moreno, diplomado en Canto Lírico por el conservatorio Monserrat Caballé de Madrid, complementándolo con su gran experiencia a través de sus conciertos de ópera.