Actualizado
martes, 25 septiembre 2018
11:22
h
URGENTE

Sombras de piratas para contar historias

Baeza celebró una noche de teatro con “El tesoro de Barracuda”
Ver comentarios
|
07/08/2018

La compañía “A la sombrita” presentó ayer en el Teatro Montemar de Baeza una nueva aventura teatral con “El tesoro de Barracuda”, un espectáculo de teatro de sombras contemporáneas basado en la adaptación de la novela homónima de la escritora y dramaturga Llanos Campos Martínez, ganadora del premio Barco de Vapor en 2014. Como caracteriza a la compañía, su propuesta escénica fue un trabajo totalmente artesanal sin llegar a utilizar efectos lumínicos posteriores a la invención del cine. Durante la representación, solo se hizo uso de un punto de luz y de pantallas no convencionales como fueron la vela de un barco o la misma camisa del actor, que fueron cambiando para crear una ilusión óptica que acompañó al viaje de los protagonistas.

Niños y adultos pudieron disfrutar de la representación de una historia de piratas al estilo de las sombras chinescas y en una atmósfera cargada de magia, aventura e ilusión por descurbir. Los más pequeños, que no podían apartar la mirada de la acción que se estaba llevando a cabo en el escenario, estaban atrapados en la fantasía de sentirse capaces de cualquier cosa. Incluso el público adulto fue capaz de suspender la lógica y emocionarse con la historia de bucaneros.

La música de Sulpicio Molina creó el ambiente musical de las grandes aventuras épicas y los entornos sonoros que ayudaron en todo momento al espectador a situarse en los distintos espacios donde sucede esta extraña historia: de una una idílica playa del caribe, el público navegó a toda vela en el Cruz del Sur, en medio de el mercado de la isla de Trinidad, hasta el interior de la bodega del barco, donde sintió los envistes de una feroz tormenta primaveral, hasta tocar tierra y dormir en una ensenada oculta bajo un manto de estrellas. La ilustradora Concha Jiménez consiguió dar vida a más de 10 personajes protagonistas, mientras que la escenógrafa Isa Soto fue la encargada de la confección del vestuario, y de la concepción plástica y funcional deseada para la obra.